Última hora

Última hora

Camp David acoge una cumbre del G8 marcada por la crisis y repleta de caras nuevas

Leyendo ahora:

Camp David acoge una cumbre del G8 marcada por la crisis y repleta de caras nuevas

Tamaño de texto Aa Aa

Todo está preparado en Camp David para que comience la cumbre del G8, una cita repleta de caras nuevas que tiene como anfitrión a Barack Obama. Como ocurrió hace un año en la cumbre de Deuville, en el norte de Francia, la crisis económica que azota Europa estará en el centro del debate, aunque los interlocutores serán distintos. Cuatro de los líderes de aquella reunión han cesado en el cargo, algunos como consecuencia del malestar generado por la coyuntura económica.

Como entonces, Obama defenderá la necesidad de promover el crecimiento frente a las políticas de austeridad que predica e impone Alemania a sus socios europeos. También se hablará de la situación en Siria, que está al borde de la guerra civil a pesar de la presencia de los observadores de la misión de paz de la ONU.

Como comenta el periodista de euronews Stephan Grobe: “Esta cumbre es para Barack Obama como una reunión de familia, que fue planeada con mucha antelación, pero que le gustaría cancelar, ya que tiene asuntos más urgentes que atender. Y son principalmente sus allegados europeos quienes están enrareciendo el ambiente en esta reunión familiar. Está Mario Monti, que simboliza la crisis de la deuda. Está Angela Merkel, a quienes los estadounidenses contemplan como el principal obstáculo para aplicar una política de crecimiento. Está François Hollande, el nuevo miembro de la familia, al que todavía hay que conocer. Así las cosas, nadie sabe qué dará de sí esta cumbre, aunque, a menudo, las reuniones de familia son así”.