Última hora

Última hora

Los observadores de la ONU admiten su impotencia para parar la violencia en Siria

Leyendo ahora:

Los observadores de la ONU admiten su impotencia para parar la violencia en Siria

Tamaño de texto Aa Aa

Hace ya más de un mes que entró en vigor el alto el fuego propuesto por Kofi Annan pero ninguna de las partes en el conflicto ha cedido.

El general noruego y jefe de los 260 cascos azules que están en el país, Robert Mood, ha reconocido en Damasco la ineficacia de su misión.

“Por muchos observadores que seamos no podremos conseguir una reducción progresiva de la violencia y el fin total de la misma sin auténtico compromiso de diálogo entre todos los actores, tanto internos como externos”, decía Mood.

La comunidad internacional no parece tener un plan B y sigue confiando en que el plan de Annan dé sus frutos.

Pero ni Bachar al Asad parece querer dialogar con la oposición, ni los rebeldes dejar de luchar para sacarlo del poder.

La misión de la ONU tiene previsto agotar los 90 días en el país. La cuestión es saber que pasará después de esa fecha.

Después del desgaste en Libia ninguna potencia quiere sacar a relucir el tema de las sanciones y tanto Rusia como China podrían bloquear cualquier intervención, lo que supondría otro fracaso.