Última hora

Última hora

Fútbol y propaganda nazi y soviética

Leyendo ahora:

Fútbol y propaganda nazi y soviética

Tamaño de texto Aa Aa

Las consecuencias del legendario “Partido de la Muerte” entre el equipo de fútbol de Kiev y el equipo de soldados nazis, durante la Segunda Guerra Mundial ha suscitado un polémico debate durante décadas. Setenta años después, Euronews entrevista al último testigo del mítico “Partido de la Muerte” en Kiev.

La propaganda soviética de la época insistió en que el equipo de Kiev, formado por profesionales y aficionados, fue ejecutado por los Nazis por haberles derrotado y humillado en el campo.

Un monumento soviético dedicado al “Partido de la Muerte” se alza en el estadio Lobanovsky de Kiev.

¿Pero qué ocurrió realmente? Durante años se creó un mito, pero tras la caída de la Unión Soviética, aparecieron nuevos testimonios. Vladlen es el hijo de Mikahail Putistin, uno de los jugadores ucranianos que se enfrentó en aquel encuentro:

“No creo que fuera un partido tan violento. Había mucha tensión, claro. Pero hay algunas leyendas que cuentan que hubo patadas, y yo no vi tal cosa. Si echa un vistazo a esta fotografía tomada después del partido, todos los jugadores tienen buen aspecto, lo que demuestra que el partido discurrió pacíficamente.”

Varios jugadores trabajaban en una fábrica de pan en Kiev. Muchos de ellos fueron detenidos meses después del partido. Entre ellos se encontraba el padre de Vladlen Putistin: “Fueron detenidos el 18 de agosto. Mi padre nos contó cómo ocurrió todo. Un coche llegó a la fábrica de pan y los soldados nazis leyeron una lista de nombres y les llevaron a la Gestapo, donde estuvieron detenidos 23 días.”

Entonces comenzó la saga del “Partido de la Muerte”, fatídico encuentro que se jugó en el Estadio Zenith de Kiev. Aunque en 1981, las autoridades soviéticas decidieron cambiarle el nombre por Estadio “Start” en homenaje a aquellos héroes.

Valentyn Shcherbachov ha escrito “Nostalgia del fútbol soviético” que aborda la manipulación propagandística que hubo en torno al mítico partido.

V.S.: “El “Partido de la Muerte” no existió como tal. Fueron una serie de partidos que ganaron los jugadores de Kiev. En agosto de 1942, el nuevo comandante de Kiev prohibió que hubiera más partidos. De esta manera los alemanes no quedaban desacreditados ante los ojos de los ciudadanos de la ciudad ocupada.”

Entonces, ¿Porqué fueron detenidos? ¿Qué ocurrió con los jugadores del Start? ¿Cuáles de ellos pertenecían al Dinamo de Kiev?

Vladlen Putistin hijo del jugador del “Start” Mikhail Putistin precisa que: “Los alemanes sabían que el “Dinamo” era una estructura del NKVD, que dependía de la policía soviética. Los jugadores fueron interrogados en celdas separadas. Pero como los alemanes no pudieron probar que formaran parte de alguna actividad clandestina, les enviaron al campo de concentración nazi de Syrets.”

“Sólo tres jugadores de aquella época pertenecían al Dinamo, eran Trusevych, Klymenko y Komarov ; los demás jugadores pertenecían a diferentes equipos que se reunieron en Kiev, precisa el historiador y periodista Valentyn Shcherbachov. Algunos iban a convertirse en jugadores del Dinamo, pero aún no lo eran. Así que sólo eran tres los jugadores del Dinamo, equipo que sí dependía del NKVD soviético, aunque el “Start” era el equipo de Kiev.”

“Cuando los nueve jugadores fueron llevados al campo de concentración, les dividieron en tres grupos, dice Vladlen Putistin hijo del jugador del “Start” Mikhail Putistin. A los del primer grupo les ejecutaron a todos. El segundo grupo estaba formado por Tyutchev, Putistin y Komarov. Después estaban Goncharenko y Sviridovsky que trabajaron en una zapatería fuera del campo de concentración. Si hubieran estado todos juntos, les habrían matado a todos.”

Los jugadores que murieron víctimas de torturas fueron Trusevych, Klymenko, Korotkich y Kuz’menko, todos pertenecientes al Dinamo de Kiev. Pero el resultado del partido no fue la causa de su ejecución, según la sentencia de un juicio en 2005 en Hamburgo.

Una nueva película rusa de Andrei Maliukov retoma esta historia, sin embargo el filme ha levantado tal polémica por hacer referencia a la colaboración con los nazis, que no se estrenará en Ucrania hasta después de la Eurocopa 2012.