Cerrar
Conexión
Por favor, introduzca sus datos de acceso

o Regístrese para obtener una cuenta

¿Olvidó su contraseña?

Skip to main content

Última hora
  • El precio del petróleo en su nivel más bajo desde hace cuatro años después de que la OPEP anunciara que no reducirá la producción
  • Fallece a los 94 años la escritora británica de género policíaco P.D. James (EFE)
  • Liberia cerrará todas sus playas para prevenir el contagio de ébola (EFE)

Con el aumento de la población mundial, el suministro de agua potable se está convirtiendo en un asunto crítico.

Las aguas residuales no tratadas o poco tratadas no solo amenazan la salud de las personas, sino que contaminan las fuentes de agua limpia, los ríos y los mares.

Las principales causas de esta contaminación son la gran cantidad de nitratos y fosfatos que proceden de aguas usadas.

Pero hay una nueva tecnología desarrollada por un equipo de científicos holandeses que podría suponer un enorme avance en este campo.

Esta planta depuradora situada en Epe, Holanda, tiene un sistema de tratamiento de aguas residuales innovador.

Claudio Rocco, euronews: “Esta planta de tratamiento de aguas es una verdadera revolución tecnológica. Puede depurar agua con un coste muy bajo”.

A primera vista nos damos cuenta de que las dimensiones de esta planta, que trata el agua utilizada por 60.000 personas, son mucho más reducidas. Una planta tradicional sería tres o cuatro veces más grande.

El oxígeno que se añade al agua alimenta a una bacteria cuya misión es eliminar el nitrógeno y el fosfato que contiene el agua. Pero esta bacteria trabaja más rápido aquí que en una planta normal. Veamos por qué.

En las centrales normales la bacteria depura el agua despacio. Sin embargo, los científicos han organizado esta misma bacteria en pequeñas bolas o grupos que descienden y limpian el agua 50 veces más rápido que de la forma tradicional.

Las bacterias se adhieren unas a otras y trabajan en diferentes niveles, realizando diferentes tareas al mismo tiempo.

Esta diversificación se debe al hecho de que las bacterias situadas en la parte exterior viven en un medio rico en oxígeno, mientras que las del centro viven sin oxígeno.

Así que los diferentes procesos que en las otras plantas de tratamientos de residuos se llevan a cabo en diferentes depósitos, aquí se realizan en el mismo.

Menos depósitos, menos bombeos, menos trabajo y menos material de construcción y una mayor rapidez de depuración.

El inventor de esta tecnología es Mark van Loosdrecht, de la Universidad de Delf, que la ha desarrollado junto a su equipo.

“Una gran parte del mundo necesita mejorar el sistema de tratamiento de aguas para evitar enfermedades y mejorar el medio ambiente. Creo que el futuro de esta tecnología es muy bueno, porque el espacio que se necesita es mucho menor que en los sistemas tradicionales, la calidad del agua depurada es mejor y se necesita menos energía y dinero para depurar las aguas residuales”.

Mark van Loosdrecht tiene 52 años y ha trabajado durante mucho tiempo en el sector de tratamiento de aguas. Por este descubrimiento se encuentra entre los nomiados para el Premio al Inventor Europeo, organizado por la Oficina de Patentes europeas, que tendrá lugar en junio en Copenhague.

euronews: “¿Qué siente tras este descubrimiento?”

Mark Van Loosdrecht: “Es bonito, cuanto se te ocurre algo en el laboratorio y lo investigas, lo entiendes y se convierte en algo real”.

euronews: “¿Qué significa para usted la palabra inventor?”

Mark Van Loosdrecht: “Me siento más investigador, intento entender, investigar cosas… más que como inventor. Pero al mismo tiempo, cuando comprendes mejor las cosas se te ocurren nuevas aplicaciones. Y entonces te llaman inventor”.

Al final del proceso el agua limpia se introduce en el medio ambiente. Esta tecnología no es solo beneficiosa desde un punto de vista económico, sino también desde una perspectiva ecológica. No se necesitan químicos y el proceso es completamente natural. Su futuro es prometedor.

Copyright © 2014 euronews

Más información sobre: