Última hora

Última hora

La ONU no ha sabido responder a los anhelos de las revoluciones populares

Leyendo ahora:

La ONU no ha sabido responder a los anhelos de las revoluciones populares

Tamaño de texto Aa Aa

Es lo que ha constatado Amnistía Internacional. En su Informe Anual acusa al máximo órgano de decisión de la ONU de estar “controlado por los principales exportadores de armas del mundo” y que, por esa razón, no puede presentarse como el garante de “la paz”.

Salil Shetty: “Los intereses comerciales y militares de Rusia y China, explica el secretario general de la organización, han bloqueado resoluciones en favor de Siria, veto que otros países como Estados Unidos también han esgrimido para defender sus propios intereses en Egipto, por ejemplo, y Francia en Túnez, esta forma de veto de acabar.”

La organización ha reclamado que las propuestas de resolución sobre genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad estén exentas del derecho de veto en el seno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Nuestro corresponsal en Londres ha entrevistado al secretario general de Amnistía Internacional, Salil Shetty.

euronews:
Los egipcios van a elegir a un nuevo presidente, pero ¿no le preocupa el futuro de los países que experimentaron la llamada “primavera árabe”?

Salil Shetty. Secretario general de Amnistía Internacional:
En muchos de esos países en transición, los dictadores se han ido pero no las dictaduras. Así que tenemos que seguir muy de cerca esos lugares, independientemente de quién sea el presidente.

Hay algunas cosas que hay que hacer cuánto antes. En primer lugar, tienen que olvidarse del estado de excepción. La segunda es emprender una reforma completa del aparato de seguridad. Necesitamos una Constitución respetuosa con nuestros derechos.

Sin una Constitución fuerte, que se centre no sólo en los derechos de las mayorías, sino también en los de las mujeres y de las minorías religiosas como los coptos, será muy difícil construir el resto del edificio.

Así que necesitamos la Constitución, necesitamos las instituciones, necesitamos educación, porque estas cosas no pueden cambiar de la noche a la mañana, por tanto el nuevo presidente tendrá mucho trabajo.

Pero soy optimista. En general, ha habido un cambio muy importante…si alguien pensaba que iba a ser fácil cambiar algo que se ha construido a lo largo de décadas, se equivocaba. Era pedir demasiado.

euronews:
Hablemos ahora del Consejo de Seguridad, que en realidad, no ha mostrado ningún liderazgo en la gestión de la crisis siria ¿cuál es su evaluación del papel del Consejo de Seguridad y, al mismo tiempo de la grave situación, en Siria?

Salil Shetty. Secretario general de Amnistía Internacional:
Miles de personas murieron en Siria antes de que el Consejo de Seguridad se decidiese a adoptar una timidísima resolución para enviar unos cuantos observadores militares al terreno.

Amnistía Internacional estableció claramente que las atrocidades cometidas en Siria, constituyen crímenes contra la humanidad.

Pero el Consejo no ha tomado ninguna decisión, y no me refiero ya al Tribunal Penal Internacional, hablo de las cosas mínimas que había que hacer y no se han hecho. Por desgracia, sabemos que la razón de esta ineficacia es que Rusia tiene intereses comerciales y militares en Siria, y China respalda a Rusia y, por supuesto, también sabemos que esto no es precisamente un nuevo nuevo patrón de comportamiento de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

Estados Unidos apoyó la dictadura egipcia durante años, los franceses apoyaban la tunecina, lo que ahora necesitamos de verdad es un cambio radical en el modus operandi del Consejo de Seguridad.

Se supone que actúan en nombre de todos los Estados miembros de Naciones Unidas, pero está claro que actúan sólo en función de sus propios intereses.

euronews:
Hablemos ahora de Occidente. Ha sido un año de protestas, muchas de ellas en Europa y Estados Unidos por los problemas económicos de la población. ¿Qué políticas habría que cambiar?

Salil Shetty. Secretario general de Amnistía Internacional:
La población más marginalizada y más pobre es la que está pagando principalmente las consecuencias de la crisis.

En Europa tenemos esta especie de manía de hacer chivos expiatorios a los inmigrantes y a los refugiados, como si fueran el origen del problema. Lo que pedimos a los gobiernos es que no dejen que esta crisis económica se convierta en una crisis de los derechos humanos.

Por tanto, antes de recortar los presupuestos públicos y reducir los servicios destinados principalmente a los más desfavorecidos, tienen que evaluar el impacto que esas medidas tendrán en los derechos humanos.

Tanto si se trata del derecho a la asistencia médica como al agua, a la educación, o a una vivienda digna, tienen que recordar que han suscrito compromisos internacionales sobre estos asuntos, temas, y que tienen que tenerlo en cuenta desde el principio.