Última hora

Última hora

Los eurodiputados critican la falta de protección para las minorías sexuales en Europa

Leyendo ahora:

Los eurodiputados critican la falta de protección para las minorías sexuales en Europa

Tamaño de texto Aa Aa

En el punto de mira seis países: Lituania, Letonia, Hungría, Rusia, Ucrania y Moldavia, donde se constata un auge alarmante de la homofobia.

En una resolución aprobada este jueves, la Eurocámara denuncia entre otras cosas las leyes normativas y proyectos de ley que penalizan la llamada “propaganda de la homosexualidad” en esos países, una fórmula muy ambigua que según quienes la interpreten puede ir desde vetar las obras de Oscar Wilde hasta prohibir a los homosexuales pasearse de la mano.

Habla el portavoz de la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas:
“Lo que necesitamos es apertura e información. Las leyes, tengan el alcance que tengan, son sólo un elemento entre otros para formar la opinión. Pero lo que es importante es hablar libremente, y esas leyes en Rusia, Ucrania y Moldavia son peligrosas precisamente porque pretenden atajar el debate”

Si los ataques de los radicales contra los homosexuales y la prohibición de los desfiles el día del orgullo gay son moneda corriente en Europa del Este, las leyes complican aún más la situación de la comunidad gay.

Ahora, el sólo hecho de llevar una pancarta diciendo que la homosexualidad no es un delito, ha costado a un activista ruso una multa de 135 euros, que podría llegar hasta los 14 mil euros en virtud de la ley que castiga la propaganda homosexual.

Como reconocía recientemente uno de las activistas rusos de la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas estas leyes son una forma de amordazar las protestas sociales y aislar aún más a los homosexuales:

“En el ámbito laboral, la mayoría de las veces no podemos decir quiénes somos realmente. Te arriesgas a que te despidan, a que se burlen de ti o a que te odien. Los homosexuales y los transexuales son objeto de violencia física y verbal”

Los diputados que están detrás de las controvertidas leyes aseguran que su objetivo es proteger a los menores. Un argumento ridículo para los detractores de las leyes, que señalan que es virtualmente imposible convencer a alguien de que se vuelva homosexual.