Última hora

Última hora

Los holandeses hacen frente a la austeridad

Leyendo ahora:

Los holandeses hacen frente a la austeridad

Tamaño de texto Aa Aa

La crisis económica y financiera derroca gobiernos en toda Europa. Holanda no es una excepción. El drama lo han provocado los partidos, enfrentándose por las medidas de austeridad. El gobierno saliente sube la edad de jubilación y el IVA, y los holandeses protestan.

Acompañamos a Danny Blankespoor en una de sus últimas jornadas de trabajo en una obra de Rotterdam. Le han comunicado su despido y está preocupado, tiene dos hijos que todavía van al colegio y quiere seguir viviendo y trabajando en la región de Rotterdam, su casa. “Mi situación es que me han despedido, me quedan seis semanas de trabajo, y después estaré en el paro. Hay que hacer algo, con todo, no podemos seguir así… Volver a nuestra moneda, el florín, me parece buena idea.”

Su amigo Folkert de Hoop pasó por la misma situación hace cuatro años, cuando se empezó a notar la crisis en Holanda. Su primera reacción fue de pánico. Pero después montó un negocio. Dice que así tiene más libertad, siendo su propio jefe puede coger una semana libre cuando quiera y negociar el precio de su trabajo. Pero ahora, incluso para Folkert, la situación se está poniendo difícil. “Es muy difícil encontrar trabajo aquí, en Holanda, ahora. Vengo del norte, a doscientos cuarenta kilómetros de aquí. No estoy contento, la edad a la que tenemos que dejar de trabajar es a los 67, en Grecia es a los 55. Quizás sea bueno para la eurozona separar a los países pobres y a los ricos, para conseguir mejores resultados, porque ahora los países ricos van cayendo poco a poco y no es bueno.”

El 15 por ciento de los edificios de oficinas están vacíos y en algunas regiones incluso uno de cada dos. El boom del sector de la construcción es un problema “muy holandés”. Las ventajas fiscales de las hipotecas atrajeron a muchas familias al mercado inmobiliario. Muchos holandeses creyeron estar en una espiral de alza de precios. Pero ahora, la burbuja ha estallado y el valor ha caído. Su deuda privada es récord en Europa. En lo más alto de la burbuja, una pesimista predicción dio la alarma: el déficit presupuestario podría estar fuera de control, incluso en Holanda. El partido de centro derecha en el gobierno reaccionó inmediatamente con duros recortes que tuvieron un coste político: una grave crisis. El gobierno dimite pero las medidas ya están en marcha. El Ministro de Finanzas, Jan Kees de Jager, nos enseña orgulloso su cartera, que contiene recortes por valor de doce mil millones de euros. “Llevamos a cabo medidas de austeridad, lo necesario para mostrar al mundo, a todas las partes del mundo, que Holanda sigue siendo un país austero.”

En el puerto de Rotterdam conocemos a John de Waard, capitán de barco en el paro. Su hija, Stephanie obtendrá su licencia para manejar grandes embarcaciones este año, continuando con la tradición familiar. Una corriente contra la moneda única recorre Holanda. Tanto la extrema derecha como la extrema izquierda presionan a los electores para que apoyen su euroescepticismo. Padre e hija son miembros del partido socialista holandés y culpan al euro de los problemas económicos a los que se enfrentan actualmente. “La razón de que estemos en crisis es obviamente el haber entrado en el euro. Hoy, Holanda ayuda a todos esos otros países, entre ellos Grecia, y es obvio que estamos pagando mucho por ellos. Es algo muy malo para nuestro país y por eso estamos en crisis”, afirma John.

Él y su hija reciben unos 700 euros al mes cada uno, él de los subsidios y ella, en parte, de su trabajo conduciendo pequeñas embarcaciones. Son sueldos muy bajos si los comparamos con los precios holandeses. A principos de julio notarán los efectos del paquete de austeridad. Viven bajo el mismo techo, con lo cual sus beneficios sociales van a cambiar, lo que significará menos dinero.

John vive rodeado de imágenes de sus barcos. Pero las noticias interrumpen siempre sus recuerdos de los “buenos tiempos”: los impuestos suben, también la edad de jubilación, la luz y el gas son cada vez más caros, y el coste de la asistencia sanitaria también. “Las contribuciones individuales, al sistema de salud y otros, van a subir mucho. Ahora pago 246 euros al mes, y va a subir hasta los 400. Por esta razón cada vez más gente va a los comedores sociales. Acabaremos todos allí. Los jóvenes no pueden conseguir dinero en el banco. Estamos acabando con los pequeños emprendedores, con sus pequeños barcos, y finalmente sólo quedarán los barcos grandes y caros. Nosotros tuvimos suerte, la oportunidad de montar nuestro negocio, pero ahora ni siquiera te dan crédito para comprar una casa.”

Su hija comparte su opinión, el euro es el culpable, dice. “Creo que sí, desde que tenemos el euro todo se ha encarecido, los precios se han duplicado, o más. Ahora tenemos que trabajar hasta los 65 años. El gobierno va a aumentar la edad de jubilación hasta los 67 o incluso los 68 años. Creo que cuando tenga 67 lo subirán hasta los 80.”

El debate público sobre el euro enfrenta a dos expertos holandeses. Arjo Klamer, profesor, lleva años prediciendo la caída de la eurozona. En Utrecht, frente a la catedral, discute con el economista liberal Jaap Koelewijn, un gran defensor de la moneda común. Klamer defiende que el euro no es bueno para el país: “El euro es malo para Europa y para Holanda, especialmente malo, porque es un estímulo para que los políticos acaben con el estado del bienestar. Queremos una economía europea con monedas diferentes. Al final será mejor: nos hará más resistentes a los golpes, y menos vulnerables a lo que está pasando ahora.” Al contrario, Koelewijn, lo defiende: “Básicamente, el euro es una buena idea. Es bueno para la integración europea y hará las economías más competitivas. Creo que desintegrar el euro costaría un 5 por ciento del PIB. Volver al florín, desafortunadamente, sería una gran pérdida del poder de competitividad de nuestra economía, porque el florín se valoraría al nivel de las economías del sur de Europa. El precio de desintegrar el euro sería mucho mayor que el coste de mantenerlo, pero quizás deberíamos hacerlo sin Grecia.”

Nos acercamos a la antigua Casa de la Moneda. Entre grandes medidas de seguridad, su departamento de investigación conserva una impresionante colección de medio millón de monedas de oro y plata, y otros tesoros numismáticos. Sólo una parte están expuestos al público en el Museo de la Moneda. También aquí han recibido el golpe de la austeridad: acaban de despedir al comisario, Marcel van der Beek, que observa con nostalgia por última vez a través de su microscopio, un pasado dorado. “A lo largo de la historia ha habido muchas uniones monetarias. Un buen ejemplo es la Edad de Oro de la República Holandesa en el siglo XVII. Holanda no era un país, sino una federación de provincias, y acordaron tener una moneda común con objetivos comerciales. Fue una moneda estable, su valor permaneció estable durante más de dos siglos.”

En la histórica biblioteca de la Casa de la Moneda de Utrecht nos reunimos con uno de los padres fundadores de la Unión Monetaria Europea: Cees Maas. Fue Director General del Tesoro, y negoció la parte técnica y jurídica de la puesta en marcha del euro, intentando convencer, en vano, a sus compañeros europeos de aceptar normas más estrictas. El euro ha sido el trabajo de su vida. “La crisis que tenemos en Europa no es por la moneda, por nuestros billetes o monedas. Es un problema de los gobiernos. Los gobiernos tienen déficits muy altos. Cada país debería saber, y sabe, que cuando permites que tu deuda se acumule, ocurre como en cualquier familia, cualquier propietario lo sabe, que no puedes acumular deuda constantemente, porque al final nadie la financia.”

¿Hay esperanzas de que Holanda se quede en la eurozona o triunfarán las corrientes contra el euro? Las elecciones generales del mes de septiembre serán una prueba para la eurozona en su conjunto.

bonus 1:

Jan Kees de Jager, Ministro holandés de Finanzas

El Ministro holandés de Finanzas, Jan Kees de Jager, explica a euronews la austeridad en su presupuesto. Puede ver la entrevista completa aquí.

bonus 2:

Cees Maas, exdirector del Tesoro holandés

Hablamos con uno de los padres de la Unión Monetaria Europea, Cees Maas. Aquí puede ver la entrevista completa.