Última hora

Última hora

"Una entrada, por favor"

Leyendo ahora:

"Una entrada, por favor"

Tamaño de texto Aa Aa

Durante el festival de Cannes, el famoso boulevard de la Croisette es un imán para cinéfilos de todas las edades y condiciones. Para conseguir una entrada gratis, algunos están dispuestos a esperar durante horas la llegada de un alma caritativa a la que le sobre una invitación.

¿Funciona?, preguntamos a dos jóvenes. “Sí, bastante bien, ayer conseguimos invitaciones. Fuimos a las 4 a ver la película italiana “Io e te” y después fuimos a ver “On the Road”. Menos entusiasta, otro cinéfilo nos comenta que funciona “sólo a veces”. “Ayer, por ejemplo,me fui con las manos vacías”, dice.

¿Hace esto todos los días?, preguntamos a un hombre que enarbola un cartel pidiendo una entrada. “Todos los días, desde hace 10 años”, asegura.

“Es duro. Venimos aquí todos los días a las 7 de la mañana y no todos los días entramos al cine”, se lamenta una mujer. “Yo consigo entradas porque hay periodistas generosos que las dan. Hay que tener fe, pero mi jocker es el corazón, es el amor, all we need is love”, dice otra, con un cartón en las manos en las que ha dibujado un corazón.

“¿Está probando la baza de la alta tecnología?”, interrogamos a un joven, que ha escrito su petición en un iPad. “Sí, tienes que sorprender, llamar la atención y entonces te dan entradas. Ya lo he conseguido dos veces”.

“Ayer esperé cinco horas”, asegura una chica. “¿Y se fue con o sin invitación?”. “Con invitación. Subimos la alfombra roja al mismo tiempo de Kylie Minogue. Así que valió la pena esperar 5 horas, pero hay que estar motivada”.