Última hora

Última hora

Lada, el adiós de un mito de la era soviética

Leyendo ahora:

Lada, el adiós de un mito de la era soviética

Tamaño de texto Aa Aa

Rusia dice adiós a un mito sobre ruedas, a esos 30 años de historia que cabalgaron sobre el robusto, austero y económico, Lada 2107, el último superviviente de la antaño próspera industria automovilística soviética.

En la época dorada, la ciudad industrial de Togliatti, llegó a producir hasta 700.000 de estos vehículos por año. “Lo más atractivo de este coche es su precio, sobre todo porque lo compré de segunda mano. Es mucho más barato que cualquier coche importado. Y estaba en muy buen estado. Por ese precio es imposible comprar un coche importado”, afirma un estudiante.

El Lada 2107 salió al mercado en 1980, como una versión mejorada del Lada 2101, que era a su vez una copia del FIAT 124. En principio estaba destinado al mercado soviético, pero en los 80 y 90 llegó a exportarse hasta el 60 por ciento de la producción. “Todos los coches importados son iguales. Mírelos, son caros y pasan desapercibidos. Yo tengo un coche remarcable, un coche que siempre llama la atención”, afirma una joven automovilista.

El símbolo de los LADA, que en ruso significa “barco”, es un drakkar vikingo, invencible y poderoso. Pero en Rusia corren malos tiempos para los símbolos de antaño. La sociedad está sedienta de novedades, sobre todo occidentales. Y Lada, aunque sigue sacando al mercado nuevos modelos, promocionados por el mismísimo Vladimir Putin, ha visto hundirse sus ventas un 76 por ciento en el primer trimestre de este año.