Última hora

Última hora

La tormenta bancaria se cierne sobre España

Leyendo ahora:

La tormenta bancaria se cierne sobre España

Tamaño de texto Aa Aa

La prima de riesgo que mide el diferencial de los bonos a diez años entre Alemania y el resto de países de la eurozona alcanzó este martes el máximo histórico con España de 515 puntos. Algo que revierte directamente en el coste de refinanciación de la deuda pública y la capacidad del gobierno para acudir en socorro de las entidades financieras.

Desde enero, los intereses de estos bonos públicos a diez años han ido en aumento hasta situarse este mismo martes en el 6,5 por ciento, allí donde Alemania está en el mínimo histórico del 1,35.

“La prima de riesgo en España se está disparando porque hay temor al sistema financiero español”, explica Enrique Quemada, presidente de One To One Capital Markets. “El gobierno está forzando a las entidades financieras a hacer lo que tenía que haber hecho hace cuatro años, en 2008. Los gobiernos de Estados Unidos y de Gran Bretaña arreglaron el sistema financiero inyectando dinero público en los bancos y, ahora, por fin se ha metido dinero en las entidades financieras. Se están nacionalizando los bancos. Por tanto, la noticia es positiva”.

Sin embargo, el rescate de Bankia a través de su nacionalización parcial le costará al Estado al menos 19.000 millones de euros más, que es lo que ha pedido el consejo de administración. Y, el conjunto del sector, podría necesitar otros 30.000 millones. A pesar de ello, el presidente Mariano Rajoy sigue negando que haya que recurrir a ayuda exterior:

“No va a haber ningún rescate de la banca española. El problema es la monumental deuda externa acumulada que tenemos los españoles en estos momentos. Y, esa deuda externa, es la que tenemos de refinanciar y que, en este momento, es difícil”.

Los responsables de la Comisión Europea reconocen que Madrid, por el instanste, no ha pedido ayuda. El deseo de Rajoy es que el Mecanismo Europeo de Estabilidad Europea, que se pondrá en marcha en julio, pueda prestar directamente a los bancos sin tener que pasar por los Estados. Ahora, esto significa una intervención como ocurrió en Grecia, Portugal o Irlanda. De momento, el gobierno espera recapitalizar Bankia con sus propios títulos de deuda soberana cada vez más caros.