Última hora

El primer ministro británico, David Cameron, ha tenido un descuido que no va a contribuir a mejorar su popularidad en caída libre. “Olvidó” a su hija mayor, Nancy, de 8 años, en un pub donde había comido con unos amigos. Ni Cameron ni su mujer se dieron cuenta de que les faltaba un niño hasta que llegaron a casa. Nancy esperó pacientemente en el pub hasta que su padre volvió en persona a buscarla, quince minutos más tarde. Este incidente da argumentos a quienes critican a Cameron por su tendencia a relajarse en exceso los fines de semanas.