Última hora

Última hora

Hollande afianza su posición tras la primera vuelta de las legislativas

Leyendo ahora:

Hollande afianza su posición tras la primera vuelta de las legislativas

Tamaño de texto Aa Aa

El presidente francés afianza su posición tras esta primera vuelta de las legislativas y cinco semanas después de su elección.

François Hollande había pedido a los electores una amplia mayoría para tener margen de maniobra y poder aplicar su programa.

La misma noche de la primera vuelta, su primer ministro, Jean-Marc Ayrault, recién elegido en la circunscripción de Nantes, llamaba a la movilización el próximo domingo en la segunda vuelta.

Jean-Marc Ayrault. Primer ministro de Francia:
“El reto es muy simple: o el presidente de la República disponde de una mayoría amplia y coherente y el cambio que los electores eligieron en las urnas el seis de mayo podrá materializarse o no es el caso y la recuperación del país con justicia no podrá llevarse a cabo. La voz de Francia se vería debilitada en Europa y en el mundo”

Es el principal mensaje de la campaña electoral de los socialistas, repetido por todos los ministros del nuevo Gobierno formado el 17 de mayo.

Ninguno de los ministros candidatos tienen dificultades para ser elegidos en la segunda vuelta, lo que evitaría una remodelación del Ejecutivo, porque la regla estipula la salida de los derrotados. Sería también ahorrar un tiempo precioso para empezar el verdadero trabajo del Gobierno.

Por ahora sólo ha habido medidas agradables para los electores, como la vuelta a la edad legal de jubilación a los 60 años.

Marisol Touraine. Ministra
de Asuntos Sociales y Salud de Francia:
“El presidente de la república se comprometió a adoptar rápidamente una medida justa en favor de aquellos que comenzaron a trabajar jóvenes y que llegan a los 60 años habiendo cumplido el tiempo de cotización”

El domingo, los electores parecieron aprobar sus iniciativas, es al menos la lectura que hace el número dos del Partido Socialista.

Harlem Désir. Número dos del PS:
“Creo que la primera decisión sobre la jubilación, las ayudas escolares, han sido apoyadas por el electorado. Es una especie de voto de confianza, pero hay una segunda vuelta y lo que está en juego es una mayor participación”

La segunda vuelta es el próximo domingo. El PS aspira a conseguir la mayoría en la Asamblea Nacional, la cámara baja del Parlamento francés.
Pero inmediatamente después, Europa entrará con fuerza en la escena política francesa.

Sophie Desjardin. euronews:
Para hablar de las legislativas francesas tenemos con nosotros a Marion Gaillard, historiadora, conferenciante en la facultad de Políticas en París, y especialista en relaciones francoeuropeas.

En las presidenciales vimos que Europa seguía muy de cerca las elecciones, que estaban en portada de los principales periódicos europeos. Se percibe mucho menos interés por las legislativas, que sin embargo, pueden cambiar todo. ¿En su opinión, por qué Europa se interesa menos por estas elecciones?

Marion Gaillard:
En la V República y en las precedentes cohabitaciones, se ha visto que la política europea está en gran parte en manos del Elíseo, por eso tal vez haya menor interés por estas elecciones, que son efectivamente, cruciales para Francia, para materializar el cambio elegido por los franceses el seis de mayo y también para Europa, para evitar la inestabilidad en un periodo de crisis y para no alarmar a nuestros socios ni a los mercados.

Sophie Desjardin. euronews:
Muchos analistas europeos dijeron tras las presidenciales que la elección de François Hollande marcaba un realineamiento del eje político europeo. ¿Está de acuerdo con ese análisis?

Marion Gaillard:
Sí. Está claro que el hecho de que durante la campaña presidencial François Hollande hablase sobre la necesidad de acompañar el pacto fiscal de una política de crecimiento abrió el debate en Europa. Pero ese realineamiento viene también de la situación económica que se degrada y que muestra que las decisiones que han tomado los dirigentes europeos desde hace algunos años no son necesariamente las mejores, o en todo caso, no aportan los resultados esperados en materia económica, y además, pueden ser peligrosas social y políticamente por el auge de los extremos y la pérdida de poder de los partidos tradicionales que apoyan a Europa.

euronews:
¿Qué sucederá si la izquierda no obtiene la mayoría absoluta para gobernar? ¿cómo afectaría a las iniciativas y a la política del presidente?

Marion Gaillard:
Si hay cohabitación, como decía antes, la política europea seguirá en manos del presidente de la república, por tanto, a priori, el Elíseo conservaría el mando. Pero evidentemente esa situación debilitaría la posición francesa en Europa, en la medida que cada vez tendríamos las dos cabezas del Ejecutivo presentes en los consejos europeos y podría existir una dicotomía entre la línea del Elíseo y la línea gubernamental.

euronews:
La zona euro está en plena tormenta. La austeridad mina la moral de los electores, también en Francia. Por ahora aquí no se vive un escenario a la griega, pero como sucede en muchos de los países vecinos, la extrema derecha despunta como la tercera fuerza política. ¿Qué nos dice eso sobre Europa y los europeos?

Marion Gaillard:
Evidentemente, el auge de la extrema derecha se puede traducir como un rechazo a Europa, dados los postulados sobre Europa que defiende de manera recurrente.

Es evidente que tanto en Francia como en otros países europeos, el paisaje actual de una Europa marcada por la austeridad, las deudas y la crisis social no refuerza precisamente los sentimientos proeuropeos, sino más bien lo contrario. Por eso ha llegado el momento de despertar las ganas de Europa en los ciudadanos de todos los países Miembros.

euronews:
Para el eje franco-alemán, las presidenciales marcaron un cambio de rumbo, ¿por qué son importantes las legislativas?

Marion Gaillard:
En la pareja canciller-presidente, François Hollande llegó respaldado por su nueva legitimidad, en un momento en que Angela Merkel sufría reveses dentro y fuera de su país, porque estaba cada vez más aislada en Europa y en el mundo, criticada por su voluntad de austeridad.

La cosa se reequilibraría si el Partido Socialista pierde las legislativas. En ese caso François Hollande perdería su legitimidad y se vería sin duda debilitado frente a una Angela Merkel que intenta recuperar peso en Europa, como vimos la semana pasada con sus propuestas de unión política.