Última hora

Última hora

El alma espiritual de Tailandia

Leyendo ahora:

El alma espiritual de Tailandia

Tamaño de texto Aa Aa

El budismo es una parte esencial de la cultura tailandesa y no ha perdido su importancia en el mundo moderno. En este segundo Thai Life descubriremos la cuarta religión del mundo y estaremos en uno de los días más importantes del calendario budista: el Visakha Bucha.

El monótono canto de los monjes llena de espiritualidad este día. Tailandia celebra el nacimiento, iluminación y muerte de Buda. Este año es especial porque se celebran los 2.600 años de la iluminación de Buda y hasta aquí han venido miles de seguidores de todo el mundo.

“Es muy bonito ver a todo el mundo con el vestido tradicional, cómo se reúnen por un motivo cultural pero también espiritual. Y es maravilloso descubrir otras tradiciones. Me he encontrado con algunos monjes camboyanos, chinos y todas las nacionalidades están representadas. Porque todos nos unimos con nuestro corazón aquí por Buda”, dice esta mujer.

Buda, que significa “despierto” no es venerado como santo, sino como un modelo a seguir. El budismo es una religión sin Dios y lo que busca esencialmente es el desarrollo espiritual de cada persona. Se trata de aprender las prácticas budistas y aplicarlas a la vida cotidiana, como explica el monje británico Ajahn Jayasaro: “El budismo es otro tipo de religión diferente de las que conocemos en occidente. Si las religiones en occidente se caracterizan más por ser un sistema de creencias, el budismo es un sistema de educación. Así que es una idea completamente diferente de lo que es una religión o de lo que debería ser”.

Para algunos Visakha Bucha es una oportunidad para reunirse en familia. Chantri Srivichai y sus cuñadas compran todo lo necesario para hacer su ofrenda los monjes: “Ofrecemos limosnas a los monjes. Para comer tenemos alas de pollo, dulces tailandeses y la tracional sopa tailandesa tom yum goong”.

El arte de doblar la flor de loto pasa de generación en generación y es esencial en los preparativos. Representa la pureza, el despertar. Esta flor es uno de los principales símbolos del budismo.

En pie desde las cuatro de la mañana, Chantri y su familia se dirigen al templo. Aquí cientos de seguidores esperan ansiosos a que los monjes bajen de la Montaña de Oro: “Me siento muy feliz. Estoy encantada. Todos venimos aquí como si fuéramos una familia para asistir a la ceremonia y venerar a Buda. Me siento muy bien, estamos todos sanos. Pensamos en nuestros antepasados y compartimos nuestra felicidad con ellos”.

Estas personas dan a los monjes limosnas como comida, dinero y los monjes les ofrecen apoyo espiritual un apoyo basado en la meditación que es la parte central del budismo y cada vez más popular en todo el mundo.

“Nuestra vida está tan ocupada y llena de cosas que perdemos el contacto con el mundo interior. Cuando te permites un respiro y parar la actividad aparecen señales que estaban ahí pero con las que no te podías comunicar o simplemente no las podías escuchar”, asegura Ajahn Jayasaro.

“Meditar no es difícil, es fácil: empieza concentrándose en algo. Se puede practicar en cualquier sitio, a cualquier hora. Cada vez que andamos se puede meditar concentrándose en los pasos”, explica Banjob Bannaruji, experto budista.

Volvemos con Chantri que ha pasado todo el día en el templo. Asistimos esta procesión con velas donde los devotos tiene que dar tres vueltas meditando alrededor del templo para limpiar sus almas.

Nuestro próximo reportaje de Thai Life nos llevará a un mundo totalmente diferente. Conoceremos el encanto de la industria cinematográfica internacional de la mano de una importante producción cinematográfica: La leyenda del rey Naresuan. Visitaremos un estudio en 3D y descubriremos más sobre la pasión de los tailandeses por el cine.