Última hora

Última hora

El último reto de Cecilia Bartoli

Leyendo ahora:

El último reto de Cecilia Bartoli

Tamaño de texto Aa Aa

Una versión moderna de la ópera de Händel “Julio César en Egipto”, sobre el escenario en Salzburgo. La lucha de poder entre Cleopatra y Ptolomeo, la venganza de la mujer y el hijo del derrotado rey Pompeyo, y la historia de amor entre César y Cleopatra se han trasladado a nuestros días.

En el papel de Cleopatra, Cecilia Bartoli. “La Cleopatra que amo es la mujer de las mil caras, probablemente sea ese el misterio de Cleopatra. La Cleopatra de Händel es una mujer que al principio era dura, severa, autoritaria, siempre luchando con su padre Ptolomeo, una mujer con sed de poder. Después descubre el amor y con ese amor por César todo cambia. Y entonces esta mujer que era fuerte se vuelve frágil, por ese amor por César y todas las vicisitudes que surgen. Cleopatra es una mujer maravillosa. “Julio César en Egipto” es una ópera difícil que dura casi cuatro horas. Tenemos un reparto excepcional, tenemos a Philippe Jaroussky, que canta “Sesto”, que es un contratenor fabuloso con una voz realmente espléndida. En el papel principal está Andrea Scholl con toda su experiencia en el repertorio barroco, tiene una voz muy bella, y está también Anne Sofie von Otter, tenemos un cartel de prestigio”.

Pero Cecilia Bartoli tiene otro papel en Salzburgo, además del de Cleopatra. Ha aceptado el desafío de dirigir Festival de Pentecostés. Un cargo de tres años que ha comenzado con una programación basada en la figura de Cleopatra, con conciertos de compositores como Massenet, Berlioz, Brahms o Schumann, además de la Ópera de Händel.

“Es un gran privilegio dirigir este festival. Los directores anteriores han sido todos directores de orquesta, Muti fue el último director y antes que él, otros grandes, el primero de ellos, Karajan. Y es cierto que para una mujer es un desafío. Todo viene del hecho de que siempre he buscado proyectos musicales interesantes con temas también interesantes. La puesta en escena es de Patrice Caurier y Moshé Leiser, los directores de escena, con los que ya había trabajado. Hemos hecho producciones juntos en Zúrich y también en el Covent Garden de Londres. Son para mí artistas increíbles que sienten un verdadero amor por la música. Todas las ideas vienen claramente del libreto, pero se dejan llevar por la música, por las ideas que hay en la música. Y eso es muy, muy poco común.”