Última hora

Última hora

España: víctimas de los bancos

Leyendo ahora:

España: víctimas de los bancos

Tamaño de texto Aa Aa

Es una escena que se repite todos los días en España. Esta tiene lugar en Terrasa. Los vecinos se oponen a la tentativa de expulsión de Ghailil Anzeroval. Según la Asociación de Afectados por las Hipotecas, en cinco años ha habido más de 350 mil expulsiones en España, 82 de ellas son familias con niños.

Ghailil trabajaba en la construcción, y la banca le propuso un préstamo para comprar un apartamento y poder traer a su familia. Cuando estalló la crisis inmobiliaria, perdió su empleo y ahora podría perder su piso.

Ghailil Anzeroval:
“Quiero trabajar. Quiero pagar mi hipoteca”

En Terrasa, otros expulsados de sus hogares, muchos de ellos en paro, han decidido ocupar este edificio nuevo que pertenece al mismo banco que les despojó de sus casas.

Son doce familias, entre ellas, la de Elhadji Dijame. Procedente de Senegal, trabajaba en una subcontrata de SEAT, pero la crisis le dejó en paro. Ahora tine otro empleo pero el sueldo no le llega. Se siente engañado por el banco, que se negó a renegociar su préstamo.

Elhadji Dijame: “Ellos no querían negociar. La única cosa que querían hacer es darme más hipoteca para que yo aguantando dos años, y esos dos años la hipoteca que me dan ellos van a cobrar de esta hipoteca y no quería meterme más en el pozo.”

Los pequeños accionistas de Bankia comparten el mismo sentimiento de haber sido estafados. Resultado de la fusión de varias cajas de ahorros, Bankia salió a bolsa en 2011. Ahora tiene un agujero evaluado en 23.500 millones de euros.

Manuel Pizarro. Accionista de Bankia:
“Me avisaron a mi casa de que había una inversión buena, que era una inversión que salían las acciones por debajo del valor real del mercado y entonces lo consideré una inversión buena. Invertí 18.000 euros. Ahora han pasado 8 o 9 meses nada más y esto se ha venido abajo. Entonces me considero estafado porque no ha habido una información clara y real de cómo iba la banca.”

El resultado es que muchos españoles consideran una injusticia que los bancos sean salvados por un plan de rescate europeo de 100 mil millones de euros que va a agravar la deuda soberana y aumentar el déficit público…o lo que es lo mismo, la población va a tener que pagar por los bancos.