Última hora

Última hora

La ley en tiempos de guerra

Leyendo ahora:

La ley en tiempos de guerra

Tamaño de texto Aa Aa

Ana Miranda. euronews:
Guerras, conflictos armados, torturas, catástrofes…¿cómo aliviar el sufrimiento humano?los trabajadores humanitarios, ¿están perdiendo o ganado eficacia?

Señor Kellenberger, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja desde hace 12 años, gracias por recibirnos. En pocas semanas, terminará su misión. Usted conoce mejor que nadie la situación en Siria. ¿A estas alturas del conflicto qué es lo que más le preocupa?

Jakob Kellenberger. Presidente del CICR:
Soy el único jefe de una organización humanitaria que ha ido a Damasco tres veces en nueve meses, por tanto, sí, efectivamente también me siento muy comprometido personalmente.

Dada la situación del Comité Internacional de la Cruz Roja, que es el único actor internacional en el terreno y que acaba de aumentar su superficie operacional y su personal, las necesidades para llevar a cabo su actividad han aumentado, y mucho me temo que va a seguir aumentando, porque el final de la violencia no está para nada cerca.

euronews:
El conflicto sirio ha puesto de manifiesto la complejidad de las relaciones entre las naciones en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU.
¿Cree que habría que reformar profundamente esta organización para facilitar sus acciones?

euronews:
Pero la cuestión siria…¿estamos ante un fracaso diplomático sonado?

Jakob Kellenberger: Bueno, hay que decir que el llamado plan Annan, que había previsto un alto el fuego y después, el diálogo político entre las partes implicadas era un buen plan. Pero tiene usted razón, cuando se ven las violaciones flagrantes de ese alto el fuego sin que se sepa realmente quién es responsable, uno se dice que probablemente, las alternativa más probable si no se abre un diálogo político sincero es, me temo, que veremos realmente lo que es una guerra civil.

euronews:
¿Pero actualmente hay una parálisis de las instituciones?

Jakob Kellenberger: Sí, pero no es la primera vez. Como usted sabe, en el Consejo de Seguridad no sólo se ha utilizado el veto en el caso de Siria. Ha habido bastantes situaciones de veto.

euronews:
¿Cómo se consigue que le reconozcan como actor independiente y neutro todas las partes implicadas en un conflicto armado?

Jakob Kellenberger. Presidente del CICR:
Por nuestras acciones, se dan cuenta de que somos imparciales. Y con impaciales quiero decir que vamos a trabajar únicamente en función de las necesidades humanitarias, de la gente que necesita protección y asistencia. Yo diría que es un conjunto de cosas, no ser oportunista, ser previsible através de sus principios y tener capacidad de acción.

euronews:
La Cruz Roja Internacional ha reducido sus programas en Pakistán por temor a los secuestros. Aquí, como en Irak, Afganistán o Colombia, los secuestros se han convertido en armas de guerra. ¿Vivimos una victoria del terror y como consecuencia de ello, una parálisis de la acción humanitaria?

Jakob Kellenberger: Lo que ha sucedido en Pakistán es muy grave en dos aspectos: el primero es la pérdida de un colaborador muy comprometido, muy valiente. La pérdida de alguien que trabajaba ayudando a los demás. Y el segundo aspecto es que, evidentemente, hay que extraer lecciones de lo sucedido, de lo que hemos aprendido. Y eso puede significar retirarse de determinadas regiones. Si este tipo de cosas se sistematiza, tiene razón en que será extremadamente grave. Son fracasos. Fracasos en el plano humano porque eso hace un daño enorme a todo el mundo, y también es un fracaso en términos de acceso.

euronews:
Indiscutiblemente, tras los atentados del 11 de septiembre, la lucha contra el terrorismo ha afectado a los derechos humanos. Usted mismo ha reconocido la existencia de tensiones con Estados Unidos a causa de Guantánamo. ¿Es usted favorable a reforzar la protección jurídica de las víctimas de los conflictos armados?

Jakob Kellenberger:
Ha habido momentos muy difíciles y divergencias muy importantes, sobre todo después de una discusión muy importante del Tribunal Supremo estadounidense en 2006, que reconoció que determinadas partes de la Convención de Ginebra eran aplicables. Todo este asunto desencadenó una gran cuestión jurídica.

Después del 11 de septiembre, creo que ciertos medios tuvieron muchas dificultades para encontrar un equilibrio entre las necesidades militares y lo humanitario.

Y ahí hubo efectivamente un auténtico atropello de las escalas de valores y en un determinado momento, era fácil pensar que la seguridad prevalecía sobre los demás valores, incluida la libertad.

euronews:
Señor Kellenberger, ¿cree que hoy por hoy el derecho de guerra está adaptado a los conflictos modernos?

Jakob Kellenberger. Presidente del CICR:
Es cierto que el derecho que consta en el Tratado está muy desarrollado para un tipo de conflicto que actualmente no predomina, es decir, los conflictos entre Estados, y hay pocas cosas sobre conflictos armados no internacionales. Hay una necesidad evidente de desarrollar el derecho de guerra aplicable a los conflictos armados no internacionales.

euronews:
Miles de familias palestinas que viven en Cisjordania tienen a seres queridos encerrados en cárceles israelíes. ¿Existen obstáculos políticos que les impidan llevar a cabo su misión en Gaza o Cisjordania?

Jakob Kellenberger. Presidente del CICR: A nivel jurídico, a nivel de derecho aplicable, hay divergencias muy claras entre Israel y el Comité Internacional de la Cruz Roja. Para poner un ejemplo sencillo, nosotros consideramos que la cuarta Convención de Ginebra es aplicable, pero Israel considera que no. Como parte de nuestro trabajo, visitamos a miles de palestinos detenidos en cárceles israelíes, pero también visitamos a detenidos bajo control de las autoridades de Ramala y de Gaza.

euronews:
Como usted sabe, los presos palestinos amenazan con una nueva huelga de hambre. Hay dos personas que corren peligro de muerte. ¿Cómo se puede acabar con el derecho de detención administrativa que Israel impone a los palestinos?

Jakob Kellenberger: Ese es el epicentro de un enorme problema que se plantea en Israel, pero que también se planteó después del 11 de septiembre, es decir, las detenciones por razones de seguridad, sin que exista una acusación por un crimen concreto.

Y en este punto, tengo que decirle que sería un enorme progreso aplicar el derecho humanitario internacional, porque exige que haya una autoridad independiente que controle, y verifique regularmente si una persona plantea realmente una amenaza para la seguridad, y si no lo es, hay que ponerla en libertad de inmediato.