Última hora

Última hora

El Festival Gnawa marca el ritmo de las músicas del mundo

Leyendo ahora:

El Festival Gnawa marca el ritmo de las músicas del mundo

Tamaño de texto Aa Aa

Los sonidos del mundo inundan año tras año, la ciudad marroquí de Esauira, la antigua Mogador, en el Festival Gnawa.

Cruce de culturas, de religiones y géneros musicales que nos dejan pinceladas de jazz, blues, reggae y hip-hop, sin olvidar la tradición de los Gnawa.

“Todo cuanto sucede aquí es muy fuerte, uno escucha toda una historia y yo de entrada no conocía mucho, realmente no sabía nada, porque siempre parto del principio de que lo más hermoso de la música tradicional es descubrirla in situ”, comentaba el guitarrista francés, Sylvain Luc.

“La música Gnawa” —señalaba el músico, Thierry Eliez— “posee unos códigos concretos que se nos escapan un poco, siendo músicos nos interesamos forzosamente por aquello que nos gusta como este intercambio, esta vibración entre culturas que es interesante y que descubrimos como una experiencia magnífica”.

“Nosotros mantenemos un equilibrio porque cuando uno llega a aquí y se pone en situación, esto nos cambia verdaderamente nuestra forma de pensar rítimicamente”, señaló el batería Stéphane Huchard.

El guitarrista francés, Sylvain Luc, y su trío se subieron al escenario junto a Abdeslam Alikane, y su banda de Gnawa. Unos músicos acostumbrados al mestizaje y que han actuado en festivales de todo el mundo.

El Festival Gnawa, que alcanza su décimoquinta edición, ha convertido a Marruecos en una referencia de las raíces musicales del Norte de África.

“Los orígenes de la música Gnawa están en África, pero su concepción tal y como la concemos hoy es marroquí”, explicó Abdeslam Alikane.

Wolfgang Spindler, euronews:

Los Gnawa son muy espirituales. Para introducirse en este espíritu ¿tiene uno que fumar los productos locales?

Más allá de los espíritus, la música Gnawa ha inspirado a lo largo de la historia a artistas como Jimmy Hendrix, Bob Marley o los Rolling Stones.

El Festival de Esauira reúne a casi medio millón de personas y su leyenda continúa.