Última hora

Última hora

Sonrisas y lágrimas, vencedores y vencidos, y fiesta, mucha fiesta en la Eurocopa

Leyendo ahora:

Sonrisas y lágrimas, vencedores y vencidos, y fiesta, mucha fiesta en la Eurocopa

Tamaño de texto Aa Aa

La Eurocopa no es únicamente una competición entre selecciones que intentan ganar partidos. Es un festival de aficionados con su propio código de canciones y bailes.

Suecia, que ha jugado la fase previa en Kiev, estuvo arropada por 20.000 seguidores que vieron su partido contra Ucrania, en la Plaza de la Independencia, en perfecta armonía con los hinchas locales. Una auténtica marea amarilla, el color de ambos equipos.

Había tan buen ambiente, que el autodenominado ‘jefe’ de la hinchada sueca se fue hasta el despacho del primer ministro ucraniano, Mykola Azarov, a tomarse una cerveza. Además dejó unas cuantas botellas para el consejo de Ministros.

El triunfo de Ucrania sobre Suecia ha sido uno de los grandes momentos para los coorganizadores de la Eurocopa. Había 100.000 personas en la zona habilitada para los aficionados. Tras escucharse el pitido final, estalló la locura.

Pero el fútbol, como todos los deportes, nos deja imágenes de sonrisas y lágrimas, de vencedores y vencidos. Como los ucranianos que vieron cómo su selección perdía ante Francia.

Otros aficionados parecen inasequibles al desaliento, como los holandeses. Llegaron como subcampeones del mundo, cayeron a las primeras de cambio y, sin embargo, tan contentos, pese a perder con Alemania, una de las favoritas.

Muchos no saben qué hacer ni qué decir, hablan sus cuerpos.

Otra curiosidad de estas citas deportivas es la actitud de los aficionados cuando se encuentran con un periodista.

Una oportunidad de saludar a la familia en directo, una pesadilla para los reporteros.

La mayoría de los aficionados que visitan Ucrania se muestran sorprendidos porque se esperaban una realidad bien diferente.

¡Gloria a Ucrania! ¡Inglaterra y Ucrania! ¡Venga, venga, vamos Ucrania, al menos a cuartos!, gritaban por las calles.

La hermandad entre los hinchas ucranianos y los aficionados extranjeros se ve por todas partes. Son unas vacaciones y no sólo para los invitados.

Tras concluir la fase previa, algunos equipos han dicho adiós a la competición, también sus aficionados. Los ucranianos se han acostumbrado a la fiesta y ya casi ni se imaginan la vida sin todo este carnaval.

De momento que no falte la cerveza, ni la música, la Eurocopa continúa.

¡Mark y Bouma, en directo, para euronews, señoras y señores, sígannos en sus pantallas!