Última hora

Última hora

Astaná, capital de contrastes

Leyendo ahora:

Astaná, capital de contrastes

Tamaño de texto Aa Aa

En Kazajistán la costa más próxima está a miles de kilómetros. El país no tiene salida al mar. Las temperaturas llegan a los 30 grados, el clima es mediterráneo y lo que apetece es beber algo frío y lanzarse al agua.

La palabra Astaná significa “capital” y la ciudad, en la parte norte del país consiguió su estatus en 1998.

Junio es uno de los meses más calurosos del año y muchos aprovechan el fin de semana para salir y disfrutar del buen tiempo. A pesar de estas escenas de verano Astaná es, oficialmente, la capital más fría del mundo. En invierno el termómetro se invierte, llegando a los 30 grados bajo cero. Por eso sus habitantes aprovechan hasta el último rayo de sol.

El río Yessil, a su paso por el principal parque de la ciudad, es lugar de descanso para muchas familias.

El río recorre la ciudad definiéndola. A la derecha, el casco antiguo, a la izquierda, modernos rascacielos. La agencia Moody’s ha calificado el país como estable.

La música y danzas trandicionales conviven con la modernidad. En los últimos años en Astaná se han construido cuatro millones de metros cuadrados de viviendas.

Es una ciudad joven con la ambición de hacerse notar en Asia. Pero su duro invierno y su situación, aislada en plena estepa del Asia Central hacen la tarea muy difícil. La transición no ha sido fácil, los edificios han ido creciendo alrededor de la gente.

Los jóvenes kazajos están aprendiendo a divertirse en esta ciudad en proceso de cambio. Muchos de los DJ’s dicen que están aprendiendo el oficio y descubriendo lo último en música.