Última hora

Última hora

Arrancan las negociaciones para reglamentar el comercio de armas convencionales

Leyendo ahora:

Arrancan las negociaciones para reglamentar el comercio de armas convencionales

Arrancan las negociaciones para reglamentar el comercio de armas convencionales
Tamaño de texto Aa Aa

Reglamentar el comercio de armas convencionales; es el objetivo de TAC, el Tratado de Armas clásicas, cuyas negociaciones acaban de comenzar en la ONU. El control quedaría en manos de los mismos Estados, que se basarían en criterios precisos y tendrían un registro de las transacciones.

El objetivo es proteger a las poblaciones civiles de un comercio que alimenta los conflictos y genera jugosos beneficios.

El mercado global de armas es enorme: entre 60 y 70 mil millones de dólares anuales de volumen de negocio.

Siria, Sudán y la región de los Grandes Lagos en África son los puntos calientes de este comercio que escapa a todo control, como denuncian estos activistas de Amnistía Internacional.

Aquib Yacoob. Activista:
“Cada 60 segundos, una persona muere víctima de la violencia armada. Eso significa más de 500 mil personas muertas cada año”

Piden que las armas sean sometidas también a las reglas del comercio internacional aplicadas a todos los productos, desde las frutas hasta los huesos de dinosaurios:

Suzanne Nossel. Amnistía Internacional:
“Hemos descubierto con gran sorpresa que los plátanos están más regulados que las armas de pequeño calibre. Hay más reglas sobre cómo vender plátanos de un país a otro que sobre el comercio de fusiles AK-47 o de helicópteros militares”

Pero para conseguir un tratado se necesita el acuerdo unánime de todos los países de la ONU, eso quiere decir que cualquiera puede imponer su veto, y dado quiénes son los principales actores de este comercio, es obvio que la tarea será difícil.

En efecto, los cinco principales exportadores son Estados Unidos y Rusia, seguidos por Alemania, Francia y el Reino Unido.

Los importadores son igual de imponentes, encabezados por la India y China, que compran made in Rusia, seguidos por Coreal del Sur y Pakistán, que compran armamento estadounidense.

Rusia, que ha vendido 13.200 millones de dólares de equipamientos militares en 2011, quiere criterios poco exigentes. Estados Unidos, por su parte, quiere excluir del tratado las municiones, y China las armas ligeras. La India, Pakistán, Japón y Arabia Saudí hacen valer el derecho de un país a equipar sus fuerzas de seguridad.