Última hora

Última hora

Grupos Ecologistas suspenden en medio ambiente a la Comisión Europea

Leyendo ahora:

Grupos Ecologistas suspenden en medio ambiente a la Comisión Europea

Tamaño de texto Aa Aa

La Segunda Comisión Barroso llega este mes a la mitad de su mandato por lo que es hora de hacer balance. Los ecologistas suspenden al ejecutivo comunitario aunque su Presidente siempre ha situado la defensa del medioambiente a la cabeza de sus prioridades. Así hablaba en la Cumbre de Río:

José Manuel Barroso: “La economía verde aumentará nuestra habilidad para manejar los recursos naturales de una manera sostenible y con menor impacto medioambiental”.

Jorgo Riss, Director de Greenpeace-Europa, disiente: “La Comisión Europea está fallando en este momento en protección del medioambiente en Europa. Necesitamos aire limpio, necesitamos suelos sanos y necesitamos proteger nuestros recursos naturales”.

Green 10, grupo compuesto por las organizaciones medioambientales más importantes a nivel europeo, acusa de inacción a la Comisión.

El Comisario Janez Potocnik, asume parte de responsabilidad pero culpa a los estados miembros:

“Honestamente, aún tenemos mucho trabajo por hacer porque existen muchas infracciones; la implementación en los estados miembros no es lo suficientemente brillante como para estar satisfechos”.

Jorgo Riss: “La Comisión Europea puede proponer cambios en la legislación, como por ejemplo, en la Política Agrícola Común, que por el momento es la principal causa de la contaminación de nuestro suelo y de las aguas subterráneas, y además no proporciona alimentos libres de pesticida”.

Janez Potocnik: “Siempre se habla de los productos químicos. Tenemos la legislación más avanzada del mundo y estamos implementándola. Por supuesto, hay temas que solucionar, como el de las mezclas químicas”.

Jorgo Riss: “El presidente de la Comisión y su equipo tienen todos los poderes necesarios para lidiar con esto. Pero les falta valentía política para hacerlo y también visión a largo plazo”.

A la Comisión aún le quedan dos años y medio para implementar una política medioambiental más ambiciosa.