Última hora

Última hora

España, sin vacaciones

Leyendo ahora:

España, sin vacaciones

Tamaño de texto Aa Aa

Este verano muchos españoles se quedarán sin vacaciones. La crisis y la incertidumbre económica anuncian una profunda caída en las pernoctaciones hoteleras, especialmente en el norte y el centro del país.

Según las previsiones de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos turísticos, las reservas de turistas españoles han descendido un 30% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Renunciar a sus vacaciones: eso es lo que han decidido hacer los Cuccovilo Martínez, una familia española de clase media. Durante 15 años su nivel de vida no cesó de crecer, pero la crisis ha puesto fin a esa dinámica. Francisca es profesora.

“El 31 de agosto se me acaba el contrato y siempre me han renovado. Este año no sé lo que pasará y si el año que viene tengo trabajo las condiciones serán peores. Por lo tanto hemos tenido que tomar una decisión respecto a las vacaciones, pues de no poder ir este año”, señala Francisca.

Su marido, Eduardo, trabaja en el sector automovilístico. Tiene un contrato temporal que se acaba este mes de agosto y teme quedarse en el paro.

“Gastar un dinero que quizá mañana no tengamos es imposible. Pedir un préstamo para ir de vacaciones es una locura. Preferimos quedarnos en casa para poder sobrevivir”, asegur Eudardo.

Cada vez más familias españolas sufren problemas económicos. La tasa de paro no ha dejado de crecer. En mayo se situó en el 24,6%.

Jordi Goula es redactor jefe de economía del diario ‘La Vanguardia’ en Barcelona.

“Hace poco salió una estadística, una encuesta, en la cuál el 70% de los españoles tenía la sensación de que podía perder el trabajo en los próximos 6 meses. En esta situación lo lógico es que la sociedad se vuelva muy conservadora y se lo piense más de dos veces antes de gastar. Llevamos ya 14 trimestres con el consumo privado a la baja”.

De esta forma muchos españoles que acuden a las zonas turísticas de su país, como las Baleares, lo hacen llevados por la esperanza de poder encontrar un trabajo.