Última hora

Última hora

Rayos ultravioletas: "ojos que no ven"

Leyendo ahora:

Rayos ultravioletas: "ojos que no ven"

Tamaño de texto Aa Aa

El ritual del verano está en marcha. El calor aprieta y empuja a millones de personas a playas y piscinas en buena parte del hemisferio norte. Las consignas de seguridad son conocidas: hay que proteger la piel y los ojos frente a la acción de los rayos del sol. Los expertos advierten de que el uso de unas buenas gafas de sol es imprescindible para evitar que se produzca daño ocular. Esas lentes deben ser de calidad y estar homologadas. En caso contrario pueden ser dañinas:

- “El problema se debe a la óptica de los ojos”, explica el profesor James Wolffsohn, de la Universidad Aston. Porque las lentes (en particular) están situadas frente a los ojos, pero hay luz que entra por los lados y que se amplifica a medida que atraviesa el globo ocular. Esa luz se amplifica unas veinte veces mientras pasa a la parte frontal del ojo. “

El daño ocular puede causar numerosas afecciones en la conjuntiva y provocar la aparición de cataratas a edades tempranas, entre los 40 y los 50 años. Aunque suelen tardar décadas en manifestarse, sus efectos pueden ser nefastos.