Última hora

Última hora

Hollande y Cameron: ¿diferencias irreconciliables?

Leyendo ahora:

Hollande y Cameron: ¿diferencias irreconciliables?

Tamaño de texto Aa Aa

François Hollande ha desembarcado en un país con un euroescepticismo creciente y de sus propuestas depende que aumenten o disminuyan las voces que piden una salida de Europa.

Un encuentro marcado por la tensión que los dos mandatarios intentarán minimizar.

La primera vez que se vieron fue durante el G8 de Camp David y tuvieron la oportunidad de exponer sus visiones diametralmente opuestas de Europa y de la economía. Para Londres, Hollande tiene dos inconvenientes: es francés y socialista. Pero el viejo antagonismo franco-británico viene de lejos.

Desde hace décadas, ambos países son expertos en prodigarse en cumplidos.

Entre Sarkozy y Cameron las relaciones no siempre fueron buenas, pero consiguieron crear una relación de confianza ante la falta de comprensión. Tanto fue así que Cameron rompió el protocolo y dio su apoyo al presidente francés saliente durante la campaña electoral.

En su visita a Londres en marzo, Hollande tuvo que contentarse con reunirse con el líder del partido laborista, Ed Milliband, ya que Cameron se negó a recibirle. Segundo desaire para Hollande.

El tercero y más sonado tuvo lugar en junio, durante la cumbre del G20. El presidente británico se mofó de las propuestas fiscales del nuevo presidente.

“Si los franceses siguen adelante con una tasa del 75% para la franja superior del impuesto sobre la renta, desplegaremos la alfombra roja y recibiremos a más empresas francesas y ellos pagarán los impuestos en el Reino Unido y pagarán por nuestro servicio de salud, nuestros colegios y el resto”, dijo Cameron.

Este es uno de los principales motivos de conflicto entre ambos. Su idea, muy diferente, sobre la tributación de las rentas altas que Cameron ha reducido al 45%.

Pero también está la cuestión sobre el gravamen europeos sobre las transacciones financieras. Hollande es favorable pero Cameron lo rechaza alegando que podría afectar a la City.

Otro de los asuntos en discordia concierne a la Defensa europea y sobre todo a la participación de las tropas en Afganistán. Hollande ya ha anunciado una retirada de sus efectivos de aquí a 2013, pero Cameron prefiere mantener el calendario estipulado por la OTAN.

Con Europa siempre de telón de fondo, el británico quiere un esfuerzo de los países de la zona euro para salir de la crisis, mientras amenaza al mismo tiempo con dejar Europa.

El francés basa su política en el crecimiento. Sea como sea, los dos saben que ambos tienen mucho que perder si empeoran sus relaciones.