Última hora

Última hora

A Aulnay los trabajadores de PSA las venían venir

Leyendo ahora:

A Aulnay los trabajadores de PSA las venían venir

Tamaño de texto Aa Aa

Hace año se revelaba una nota interna del sindicato CGT esbozando el cierre de la planta en 2014. Desde entonces los términos “mobilidad externa” o “descenso progresivo de la actividad” por parte de la dirección presagiaban lo más temido: despidos masivos.

“Le he dado mi vida a esta empresa. Miles de horas extras, centenares de fines de semana. Hemos luchado por mejorar la calidad. Así que me es incomprensible que, ahora, la fábrica cierre. Mi nieto, mis sobrinos esperaban poder trabajar aquí un día. Viven en la región parisina terminando el instituto, pero cuando acaben ya no habrá nada aquí. Aulnay va a cerrar y, también, todas las pequeñas empresas de los alrededores”, se queja un trabajador.

“Vivo en Oise, a 50 kilómetros de aquí, tengo dos opciones: o me mudo o busco otro trabajo, lo que implicaría cambiar de casa, ver qué hacemos para educar a nuestros hijos, todo son incógnitas y no tenemos respuestas, así que vamos a pasar unas vacaciones estupendas”, protesta otra trabajadora.

“Personalmente, no me preocupo mucho por mi. Comencé a trabajar joven y ya tengo una cierta edad. No creo que tenga problemas pero no será el caso de mis colegas que se encontrarán en paro cerca de los 50, va a ser muy duro para ellos”, estima otro.

La edad media de los trabajadores de la fábrica es de 35 años. Los sindicatos que nunca han estado muy unidos, aquí en Aulnay, han lanzado un llamamiento a la huelga general.

Giovanni Magi, corresponsal de Euronews en París: “Dentro de esta planta tuvo lugar una de las batallas sociales más importantes de los años 80. Parece que hoy se reúnen todos los ingredientes para que estalle un nuevo conflicto que atañe no sólo a la fábrica sino al futuro de toda una comunidad.”