Última hora

Última hora

Fans de los premios Nobel

Leyendo ahora:

Fans de los premios Nobel

Tamaño de texto Aa Aa

Cientos de jóvenes investigadores de todo el mundo se han reunido en Alemania para conocer a 27 premios Nobel y conversar con ellos.

“Conocer a un premio Nobel te hace mucha ilusión”, nos cuenta Emma Martíns. “Pero pensar que vas a conocer a 27 es algo que jamás me habría imaginado que sucediera”

Los participantes en este programa se reunen en la ciudad de Lindau, donde se celebra el encuentro. Esta edición está dedicada a la Física.

El principal objetivo es promover el diálogo entre distintas generaciones de científicos y estimular a los que en un futuro tendrán que tomar el relevo.

El profesor Erwin Neher trabaja en el campo de la Biofisica. Ganó el Nobel en 1991. Y es uno de los invitados de esta edición.

“El profesor Neher ha sido una persona muy amable”, nos cuenta Andrea Thamm. “Es muy accesible. Ha respondido a todas nuestras preguntas, las científicas y las personales, porque también queríamos saber cómo vive un premio Nobel. Es muy reconfortante saber que alguien que ha tenido tanto éxito sigue siendo una persona normal, abierta a todo el mundo y con la que se puede hablar tranquilamente”.

Los cuatro estudiantes han sido seleccionados por la Comisión Europea y disfruntan de una beca Marie Curie, como la que ha permitido a Daniel Ramos pasar dos años investigando en la Universidad de Harvard. Allí ha podido comparar los diferentes métodos que se emplean en Europa y Estados Unidos.

“En Europa, los proyectos que se conceden están basados en resultados”, expilca. “Necesitas unos resultados para que te den un proyecto, con lo cual la gente no se arriesga o se arriesga menos. Mi trabajo en ciencia está basado en lo que llaman ciencia de alto riesgo. Puede que no obtenga el resultado que quiero. Pero siempre voy a tener un resultado intermedio. Y en eso en Europa es muy difícil venderlo. Es muy complicado obtener dinero público para poder hacer algo así”.

Dentro del programa de actividades, había un viaje en barco hasta la isla Mainau. Durante el trayecto, los jóvenes entraron en contacto con empresas cuyo trabajo consiste en aplicar la investigación científica para desarrollar proyectos concretos que más tarde puedan venderse.

Andrea es la participante más joven en este encuentro. Está haciendo su doctorado en el CERN, el Centro Europeo de Investigación Nuclear. Se trata de un oportunidad única.

“Técnicamente, dentro de cinco años debería haber terminado mi doctorado y empezar unos cursos de pos-doctorado”, dice. “Pero todavía no sé dónde. Y más tarde, me gustaría volver al CERN, porque es el centro del mundo para el estudio de las partículas”.

El laboratorio del CERN es uno de los más prestigiosos del mundo. Y también, uno de los que mejores resultados ha obtenido. La vida de los científicos no es fácil, ya que la mayor parte depende de las becas para subsistir.

“Los primeros años de un investigador son muy duros”, confirma Emma, “porque nunca sabes si conseguirás un trabajo más allá de los dos años que dura tu beca”.

El “Lindau Meeting” también es un foro internacional sobre cuestiones globales. El curso terminó este año con una charla científica sobre los retos energéticos.

3’51 SOT DANIEL BRUNNER FROM GERMANY
“Creo que, antes o después, conseguiremos resolver el problema del abastecimiento energético”, dice el estudiante alemán Daniel Brunner. “Se puede decir que ha habido un cambio ideológico. Con el tiempo, la gente se ha concienciado. Y la ciencia se ha volcado en este tema. Yo creo que lo solucionaremos de algún modo”.

Fuertemente dependiente de la energía fosil, Europa importa la mayor parte de su combustible, por eso este debate es crucial.

Los premios Nobel que han venido hasta Lindau han servido de inspiración a nuestros protagonistas. Ahora les toca a ellos coger los mandos y conducirnos a buen puerto.