Última hora

Última hora

España: familias sin techo como consecuencia de la crisis

Leyendo ahora:

España: familias sin techo como consecuencia de la crisis

Tamaño de texto Aa Aa

La crisis se agudiza cada vez más en España y muchas familias se encuentran atrapadas en un círculo vicioso del que es difícil salir. Con un 24% de la población activa en paro, pagar el alquiler es cada vez más difícil para muchos. Según la organización Cáritas, 30.000 personas se encuentran hoy sin techo en España.

Es el caso de la familia Jiménez. Hace un mes vivían en un apartamento en un barrio de Madrid, Hortaleza. Hoy viven en una tienda de campaña frente a su antigua casa.

“Esta es nuestra casa ahora. Antes vivíamos en el barrio pero nos deshauciaron, ahora tenemos esto”, dice la madre señalando la tienda de campaña.

Esther está en paro y también Joaquín, el padre, antes mecánico de coches. Juntos tienen cuatro hijas. La mayor, de 17 años de edad, es consciente de la situación.

“Me da vergüenza, dice el padre. Las dos más pequeñas piensan que es un juego de papá y mamá, el juego de las casitas”.

Esther nos muestra su antigua casa.

“Aquí es donde vivíamos”, explica.

Todas sus pertenencias se encuentran en un pasillo.

“Toda mi ropa, mis alfombras, mi casa. Esto era la cocina, esto una habitación y esto el salón”, explica señalando las ventanas.

El piso ha sido condenado tras su expulsión. La familia Jiménez vive hoy con 540 euros mensuales que les entrega el ayuntamiento.

“La asistenta social me ha dicho muy poco. Solo que si mis hijos están aquí conmigo tendrán que irse. Es todo lo que me han dicho”, dice Esther.

Los Jiménez tienen un cuñado que vive muy cerca del barrio. En su casa toda la familia puede lavarse y cocinar.

Cuando cae la noche los vecinos del barrio se reúnen en la calle. Algunos han conseguido seguir viviendo en sus apartamentos y otros no tienen ni siquiera la ayuda de un cuñado como es el caso de los Jiménez. En el barrio el alquiler de un apartamento puede llegar a 1.000 euros.

“Espero que consigamos aguantar todo el tiempo que sea necesario, de lo contrario, entraré en uno de los pisos y después buscaré una solución desde allí, afirma Joaquín, el padre. El invierno es muy duro. No tengo recursos ni dinero. Estamos en España y todo español tiene derecho a tener una vivienda digna”.