Última hora

Última hora

Suleiman, la eminencia gris del régimen de Mubarak

Leyendo ahora:

Suleiman, la eminencia gris del régimen de Mubarak

Tamaño de texto Aa Aa

“El presidente Hosni Mubarak ha decidido abandonar la presidencia de la República y ha pedido al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que dirija el país”.

Con estas palabras Omar Suleiman anunciaba el 11 de febrero de 2011 el fin del régimen al que había servido durante 30 años.

Un anuncio muy esperado por los miles de manifestantes que durante 17 días pidieron desde la Plaza Tahrir de El Cairo la dimisión de Mubarak.

Su fidelidad al presidente egipcio le vale a finales del mes de enero de 2011 ser nombrado vicepresidente.

Su misión será entonces restablecer la calma en el país y negociar las reformas que miles de egipcios piden en las calles. Pero la figura de Suleiman está demasiado ligada a la de Mubarak y su nombramiento no consigue apaciguar a los manifestantes.

Durante años Omar Suleiman será el brazo derecho de Mubarak, la eminencia gris del régimen. Nacido en 1936, Suleiman sube en el escalafón militar hasta convertirse en 1993 en jefe de los servicios secretos.

En 1995 salva la vida a Mubarak al aconsejarle que viaje en un coche blindado a Etiopía donde debe asistir a un cumbre panafricana. El coche del presidente egipcio será atacado en ese desplazamiento por un grupo islamista. Suleiman se convierte entonces en el hombre de confianza de Mubarak.

Dos años después, en 1997, pedirá que la seguridad de las zonas turísticas del país sea reforzada. Pero el ministro del Interior hace oídos sordos a la demanda de Suleiman y en octubre de ese año 62 personas mueren en un atentado perpetrado en Luxor.

Convertido en consejero político de Mubarak, se encargará tras la Segunda Intifada del dossier israelo-palestino. Un papel de negociador que ejercerá durante años. Suleiman intentará incluso reconciliar a los palestinos de Hamás y Al Fatah.

Pero Suleiman también será sospechoso de ser el hombre de la CIA en Egipto y de haber hecho torturar en su país a presuntos terroristas islamistas.

Durante los años 90 Omar Suleiman llevará a cabo en Egipto una guerra sin cuartel contra los Hermanos Musulmanes y contra los yihadistas.

En las elecciones presidenciales que celebró su país el pasado mes de abril, no consiguió llegar demasiado lejos al no obtener ni siquiera las 30.000 firmas necesarias para poder presentarse.