Última hora

Última hora

El Gobierno japonés y TEPCO sobrestimaron la seguridad de Fukushima, según un informe

Leyendo ahora:

El Gobierno japonés y TEPCO sobrestimaron la seguridad de Fukushima, según un informe

Tamaño de texto Aa Aa

“El Gobierno japonés y TEPCO, la operadora de la central nuclear de Fukushima, sobrestimaron la seguridad de la planta. Como consecuencia, la respuesta a la crisis nuclear inciada en marzo de 2011 fue inadecuada”.

Esta es la conclusión de un informe publicado este lunes por los miembros de una comisión de investigación creada por el actual gobierno de Japón.

Estas fueron las palabras de uno de los investigadores durante la presentación del informe:

“Cuando se produce un desastre es necesario tomar decisiones en condiciones muy duras y extremas. Si alguien no está preparado para tomar esas decisiones entonces tampoco creo que esté preparado para dirigir el funcionamiento de una central nuclear. Por ello me veo obligado a preguntarme si las personas responsables en ese momento de la planta estaban realmente preparadas antes del incidente”.

El informe, elaborado tras entrevistar a más de 700 personas implicadas antes o durante el incidente en la gestión de la central, asegura que la respuesta tras el incidente no fue la adecuada y que el personal de la central no estaba lo suficientemente preparado para afrontar el desastre.

El informe sanciona además la actuación del gobierno durante la crisis y pone en duda que la decisión del ex primer ministro, Naoto Kan, de visitar la planta el día después del inicio de la crisis fuera la mejor manera de responder a la falta de información procedente de la central.

Y las críticas de este informe no llegan solas. El actual gobierno investiga la veracidad de las revelaciones realizadas por la prensa, según las cuales, un subcontratista habría obligado a sus trabajadores a poner plomo en los instrumentos de medición para seguir trabajando en el interior de la central.

Pero, Japón, ¿podría realmente llegar a privarse un día de la energía nuclear? Si en 2010, el 27% de la energía que consumía la población procedía de centrales como la de Fuskushima, en 2017, según un estudio realizado antes del incidente, el 40% de la energía debería ser de origen nuclear.

Tras el desastre de Fukushima todas las centrales fueron paralizadas pero la continuidad de la energía nuclear en Japón parece garantizada tras
la puesta en marcha recientemente de dos reactores.

La política nuclear japonesa fue diseñada tras la crisis del petróleo de 1973. Pero hoy son cada vez más los que se dicen en contra de la energía nuclear, un 80% de los japoneses, según un estudio reciente.