Última hora

Última hora

La batalla contra el sida no está ganada todavía

Leyendo ahora:

La batalla contra el sida no está ganada todavía

Tamaño de texto Aa Aa

Aún queda mucho por hacer en la lucha contra el sida, no hay que bajar la guardia.

Un mensaje claro que mandan los expertos reunidos en Washington en la Conferencia Internacional sobre el Sida auspiciada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Desde el domingo 22 hasta este viernes 27 científicos y activistas de todo el mundo han intercambiado puntos de vista haciendo hincapié en la prevención.

“Siempre le recordamos a la gente que según ONUSIDA más del 80 por ciento de las infecciones por VIH suceden por sexo sin protección”, dice la activista Joy L. Alegarbes, de The Condom Proyect

Los avances en el desarrollo de los retrovirales, que podrían en un futuro detener el contagio del VIH, dan una falsa sensación de seguridad que lleva a muchos a despreocuparse del uso de barreras. Y con esto los grupos de riesgo están todavía más en peligro.

“Hombres homosexuales, transexuales, trabajadores del sexo, drogadictos… en muchos lugares se quedan atrás y tienen que sufrir y afrontar discriminaciones y terribles desigualdades”, explica Gottfried Hirnschall, director de estudios sobre el sida de la OMS.

“Es una epidemia que los gobiernos no han sido capaces de abordar, una epidemia que los grupos religiosos no han sido capaces de abordar. Solo ahora vemos avances”, apunta Paul De Lay, responsable de ONUSIDA.

En los países más pobres o que carecen de una infraestructura sanitaria comparable a la de los países más desarrollados, la educación y la prevención son todavía más importantes, dicen los expertos. A pesar de todo, estos afrontan los próximos años con optimismo.

“Los ponentes de esta conferencia sobre el sida en Washington suenan diferente a sus pesimistas colegas que se reunieron en el primer encuentro en San Francisco en 1990. Se han hecho muchos progresos hasta ahora. Pero la batalla no está ganada. El VIH infecta a dos millones y medio de personas cada año”, cuenta el corresponsal de Euronews en Washington.