Última hora

Última hora

La campanada del ministro

Leyendo ahora:

La campanada del ministro

Tamaño de texto Aa Aa

Campana sobre campana, el Reino Unido ha celebrado con un repique general la llegada de los Juegos Olímpicos. Al unísono, han sonado timbres, campanillas, campanas tan grandes como la del Big-Ben o cencerros, potencialmente peligrosos, como el que se le escapó de entre las manos al ministro de Cultura, Jeremy Hunt. La campanada del ministro, por fortuna, sin víctimas, ya está en el archivo de las imágenes cómicas de estos Juegos.

“Unir a la gente”, ese era el objetivo según nos explica un vendedor en un mercado. “Ha sido muy divertido”, opina un pequeño londinense. Las campanas británicas repican para decirle al mundo que comienzan los Juegos Olímpicos. El entusiamo se dispara.