Última hora

Última hora

Diario Olímpico: Empieza el sueño

Leyendo ahora:

Diario Olímpico: Empieza el sueño

Tamaño de texto Aa Aa

Ya está aquí una nueva edición de los Juegos Olímpicos que promete, al igual que cada cuatro años, ser inolvidable. El arranque oficial tuvo lugar la pasada noche con la ceremonia inaugural en el Estadio Olímpico de Stratford. La celebración, imaginada por el director de cine Danny Boyle, estuvo inspirada en el dramaturgo inglés William Shakespeare y en ella no faltaron alusiones a los Beatles y la mismísima reina de Inglaterra pudo mostrar sus cualidades como actriz junto al último de los 007, Daniel Craig.

Si bien el presupuesto de estos Juegos es notablemente menor al de la fastuosa cita olímpica de Pekín, concretamente es de apenas un tercio que lo que se gastó China hace cuatro años, la gran implicación de los británicos parece que servirá de sobra para compensarlo. Hasta el mítico reloj Big Ben cambió sus costumbres, algo que no hacía desde más de medio siglo, para hacer sonar su campana durante 3 minutos horas antes de la inauguración con el fin de dar la bienvenida a estos Juegos Olímpicos.

Estos tiempos de crisis y las altas medidas de seguridad que rodearan a los juegos, con hombres uniformados y altamente armados en cada esquina, no restan un ápice de emoción a los británicos, que al igual que ocurrió con China en 2008, esperan que al jugar en casa los éxitos deportivos se multipliquen y su medallero se vea mejorado con notoriedad respecto a anteriores ediciones.

Algo que no pasa con España, cuyas expectativas en cuanto a metales no son ni mayores ni menores que en China. En 2008 la delegación española logró 18 medallas, una cifra que se espera que ronde en Londres pese a bajas notables como la de Rafa Nadal, a quien una lesión le ha privado de ser el abanderado español y quién sabe si de un nuevo oro olímpico que añadir a su palmares, pese a que en esta ocasión su condición de gran favorito era bastante discutible.

Muy atentos al medallero estarán los seguidores de Estados Unidos, que en esta ocasión esperan solventar la derrota que supuso terminar segundos en Pekín, donde China se situó en lo más alto acabando con el dominio que los de las barras y estrellas llevaban ejerciendo desde la caída de la Unión Soviética.

Predecir el número exacto de medallas que logrará cada país es difícil, pero no lo es tanto hacerlo sobre quiénes serán los deportistas que coparán los titulares de la prensa, en algunos casos tanto si ganan como si pierden.

Londres podrá ser el lugar en el que Michael Phelps haga historia de nuevo. De momento ya es el deportista con más oros olímpicos, exactamente 14, y en la capital británica podrá convertirse además en él participantecon más medallas de la historia. Suma en total 16 metales frente a los 18 de la ex gimanasta ucrania Larisa Latynina. Phelps necesita tres más para batir su marca, algo que en principio no debe ser difícil. De hecho, más dificultad presentarán sus duelos particulares con su compatriota Ryan Lochte, para la mayoría el gran favorito y quien tendrá en Londres la ocasión de coronarse como nuevo rey de la natación olímpica.

Otro de los protagonistas será sin duda será el jamaicano Usain Bolt. El hombre más rápido del mundo no ha mostrado su mejor nivel en los últimos meses. Todos los ojos se posarán sobre él en lo que a la prueba reina del atletismo se refiere, los 100 metros lisos, y pese a que sus seguidores ansían verle batir de nuevo el récord del mundo, otros muchos esperan su gran derrota. Su compatriota Yohan Blake es uno de los que espera poner fin a su reinado. También está el estadounidense Tyson Gay, aunque en los días previos al arranque de los Juegos ha sido él mismo mediante sus declaraciones, y no sus detractores, quien ha hecho aflorar unas más que justificadas dudas sobre su capacidad para batir a Bolt.

Tampoco conviene dejar pasar la ocasión de ver a la selección de Estados Unidos de baloncesto. Ningún equipo podrá compararse al Dream Team de Barcelona ’92, pero ver juntos a los mejores baloncestistas del planeta es algo que tan sólo se puede hacer en contadas ocasiones. Además, en este caso, serán muchos los que desean ver caer a los dioses de su particular Olimpo. España, actual medalla de plata, tuvo opciones reales en la final de Pekín, pero recientemente perdió de forma clara en un amistoso contra los estadounidenses. Tampoco hay que olvidar a Argentina. No obstante, si EEUU se mantiene concentrada al 100%, lo normal es que revaliden su oro olímpico.

Para cerrar, no no hay que olvidar que el viernes, además de la ceremonia de inauguración, ha dejado el primer récord del mundo que cae en estos Juegos. Ha sido en la ronda preliminar de tiro con arco y cuenta una de esas historias de superación que tanto gustan en los Juegos Olímpicos. El protagonista ha sido el surcoreano Dong Hyun Im, un deportista clínicamente ciego que en 72 flechas dejó la nueva plusmarca mundial en 699 puntos. Sin duda, una buena hazaña con la que dar comienzo a la cita olímpica.