Última hora

Última hora

"En campaña electoral durante dos años", así ve Rumanía la analista Alina Mungiu Pippidi

Leyendo ahora:

"En campaña electoral durante dos años", así ve Rumanía la analista Alina Mungiu Pippidi

Tamaño de texto Aa Aa

El primer ministro rumano, Victor Ponta, ha declarado “haber aprendido la lección” y se ha comprometido a “evitar la confrontación” con su rival político el Presidente Traian Basescu, después de que éste sobreviviera a su destitución, en el referéndum de este domingo. A pesar de que un 87% de los votantes desaprueban a Basescu, el porcentaje de participación no ha llegado al 50% que se necesitaba para legitimar el resultado.

Esta contradicción ha indignado a muchos ciudadanos: “No estoy satisfecho con la participación. La gente debería haber mostrado más civismo y haber ido a votar sí o no”, argumenta un rumano en Bucarest.

Basescu, sabedor de su pérdida de popularidad tras las medidas de austeridad impuestas en el país y diversas acusaciones de corrupción, había pedido la abstención. Para algunos esto ha sido un boicot, como para esta rumana: “El referéndum ha sido boicoteado y eso no es democrático. Si quieren un resultado real, la gente debería ir a votar”.

El presidente que ha prometido trabajar para la reconciliación del país cuenta con el apoyo de los que veían en esta destitución una injerencia en el proceso democrático: “Estoy muy satisfecho. Es la decisión de la gente y estoy muy satisfecho. No esperaba que derrocaran al Presidente así”.

El país está sumido en una parálisis política debido a la confrontación entre Presidente y Primer Ministro. La moneda rumana, el leu, ha alcanzado cotizaciones mínimas y peligra la concesión de 5.000 millones de euros en ayuda financiera del FMI. Será en la próxima cita electoral de este otoño cuando la población rumana decida si reitera su apoyo al gobierno de centro izquierda de Victor Ponta. Para Alina Mungiu Pippidi, analista política rumana, “los rumanos estarán continuamente en campaña electoral sumidos en una crisis política y una insestabilidad general”.

Además Pippidi opina que la Unión Europea ha infuido en este resultado “de una forma de la que no existe precedente”. Alina Mungiu Pippidi subraya que “el censo electoral no ha sido actualizado” lo que “ha aumentado de manera artificial el porcentaje exigido para ratificar el resultado”.