Última hora

Última hora

Un dia duro para la disidencia rusa

Leyendo ahora:

Un dia duro para la disidencia rusa

Tamaño de texto Aa Aa

Una vez más la disidencia civil rusa se ha manifiestado el último día de los meses que tienen 31 para reclamar el derecho constitucional a reunirse libremente.

Y tras las advertencias con altavoces llegaron las detenciones. En San Petersburgo, una docena.
Y en Moscú, en la céntrica plaza Triumfálnaya, símbolo de la resistencia al Kremlin, , 25 detenidos más.

Carecían de autorización municipal, y eso fue suficiente para su detención, en un día negro para las voces disidentes en Rusia.

El bloguero y también abogado, Alexei Navalny, líder de las protestas masivas contra Putin, ha sido acusado formalmente de malversación de fondos por un caso que había quedado cerrado y reabierto este año.

Podría afrontar hasta diez años de cárcel por una acusación que Navalny considera absurda, y que sólo ve como una represalia.

Y continúa el juicio contra tres de las cinco integrantes del grupo punk Pussy Riot.

Encapuchadas, irrumpieron en el altar del principal templo ortodoxo ruso para cantar en ropa interior y fervorosamente: “Madre de dios, echa a Putin”

Hoy muchos les apoyaban a las puertas del juzgado: “las chicas ya han dicho que no comprenden los cargos, y mucha gente tampoco lo entiende por qué ya llevan cinco meses encarceladas. Es muy triste que este tipo de juicios tengan lugar en nuestro país”.

Una travesura que les ha costado la acusación de “gamberrismo motivado por odio religioso”. El Código Penal lo castiga hasta con siete años de cárcel.