Última hora

Última hora

Con el ramadán llegó la polémica

Leyendo ahora:

Con el ramadán llegó la polémica

Tamaño de texto Aa Aa

Los responsables de un campamento de vaciones para niños en las afueras de París han tenido que cancelar una cláusula con la que prohibían por contrato a los monitores ayunar. El escándalo, en el que el Ayuntamiento de Gennevilliers ha sido acusado de discriminación por motivos religiosos, estalló cuando suspendió de sus funciones a cuatro empleados del campamento.
Según explica el alcalde de la localidad, ya que el campamento está gestionado por el consistorio, “no se trata para nada de discriminación. La cláusula se introdujo a raíz de un accidente ocurrido hace dos años y que llevó a al Ayuntamiento a adoptar medidas en este caso específico”.
La cláusula, aplicada solo en los contratos de monitores encargados de garantizar la seguridad de los niños las 24 horas del día durante largos periodos, imponía al personal la obligación de alimentarse e hidratarse en previsión de faltas de atención o golpes de calor.