Última hora

Última hora

Michael Phelps o cómo fabricar un mito para la historia del deporte olímpico

Leyendo ahora:

Michael Phelps o cómo fabricar un mito para la historia del deporte olímpico

Tamaño de texto Aa Aa

Michael Phelps es insaciable. No es que una medalla de plata sea un botín despreciable, pero para Michael Phelps sabe a poco. Es verdad que con la presea plateada en los 200 mariposa ya consiguió igualar el récord de la gimnasta soviética Larisa Latynina, pero lo cierto es que después de mandar en la prueba y caminar hacia el oro, perderle en los últimos metros te deja, por lo menos, con cara de pocos amigos. Eso le sucedió al estadounidense cuando el surafricano Le Clos le rebasó a su derecha para colgarse la medalla de oro. La emoción incontenible del nuevo campeón olímpico es una buena muestra de lo que supone brillar en una cita como esta. Pero resulta que solo unos minutos después la piscina le volvió a brindar una nueva oportunidad dorada. El estadounidense se desquitó por equipos en el 4×200. Ahí sí impuso su ley, secundado por sus compatriotas, para firmar la medalla de oro y, por fin, establecer un nuevo récord de medallas en los Juegos Olímpicos, 19 en total. Ya es historia viva. Esta vez Estados Unidos pasó por encima de Francia, tomándose la revancha del 4×100.

Lo mismo hizo su compatriota Allison Schmitt, que le devolvió el golpe a la francesa Muffat en los 200 metros libres y se hizo con la medalla de oro, además de fijar un nuevo récord olímpico con un tiempo de 1.53.61.La estadounidense fue muy superior a sus rivales. Completaron el podio Muffat y la australiana Barrat.

Ni siquiera las sospechas y suspicacias por dopaje han descentrado a la china Shiwen Yen. Volvió a ganar, volvió a hacerlo de forma asombrosa y volvió a batir un récord, esta vez olímpico y en los 200 estilos. Después de ella llegaron la australiana Alicia Coutts y la estadounidense Caitlin Leverenz.

Mientras China y Estados Unidos continúan coleccionando medallas, con otro oro chino en salto sincronizado desde plataforma 10 metros, escoltada por Mexico y Canadá, y otro título olímpico norteamericano en tiro 10 metros ‘skeet’ con Vincent Hancock, Alemania hizo por fin su gran aparición con dos medallas de oro en la hípica. La individual se la llevó Michael Jung y solo unos minutos antes había conseguido también el oro en la competición por equipos imponiéndose al nieta de la reina de Inglaterra, Zara Phillips, que se colgó la medalla de plata con el equipo británico.

En halterofilia, la kazaja Maiya Maneza cumplió con los pronósticos y se colgó el oro. Pero además lo hizo fijando una nueva mejor marca olímpica en la categoría de menos de 63 kilos. Levantó 245 kilos.

El tenis dejó el avance hacia la siguiente ronda de algunos de los aspirantes al podio, como Djokovic, Murray, Tsonga o Ferrer, en categoría masculina, o Sharapova o Venus Williams en féminas.

En los deportes de equipo, España demostró que sigue siendo una de las favoritas a las medallas en baloncesto tras ganar sin problemas a Australia.