Última hora

Última hora

Ultraortodoxos en el Ejército israelí por primera vez en la historia

Leyendo ahora:

Ultraortodoxos en el Ejército israelí por primera vez en la historia

Tamaño de texto Aa Aa

A partir de este miércoles, los ultraortodoxos del estado hebreo serán llamados a filas.
El pasado febrero, el Tribunal Supremo dictaminó que la Ley Tal, que exime del servicio militar a los Haredim dedicados al estudio de la Torá es anticonstitucional y discriminatoria para el resto de la población.

Una sentencia que esperaban desde hacía años gran parte de los israelíes, reclutados a los 18 durante tres años, en el caso de los hombres y dos en el de las mujeres. Boaz Nol lidera el movimiento que pide la eliminación definitiva de los privilegios de los Haredim:

Boaz Nol. Líder del movimiento de protesta:
“El Estado de Israel no puede permitirse que todo un sector del país no haga nada por la nación, ni financieramente ni en el terreno de la defensa. Cada ciudadano, todos nosotros, debemos hacer algo. No preguntes sólo lo que tu país puede hacer por tí, pregunta lo tú puedes hacer por tu país”

Muchos Haredim que hasta ahora consagraban su vida al estudio de los textos sagrados judíos, subvencionados por el Estado dada la influencia de los partidos religiosos en gobiernos de todos los signos, amenazan con negarse al alistamiento:

Israel Eichler. Diputado ultraortodoxo:
“Los manifestantes aprovechan el reclutamiento obligatorio forzado para atizar la cólera y el odio entre los ciudadanos. Por eso sugerimos la supresión de los alistamientos forzosos y la creación de un Ejército profesional, como en Estados Unidos”

Ben Gurión eximió del servicio militar a los Haredim o temerosos de Dios poco después de la creación del Estado de Israel. Por entonces, eran 500 estudiantes.

Ahora son 60.000, representan más del 10% de la población israelí y tienen una tasa de natalidad de 6,5 hijos por mujer.

Ahora que la ley Tal ha expirado, los reclutamientos se rigen por la ley general del Servicio Militar de 1986 y que llama a filas a todo el que esté capacitado para ello.

El ministro de Defensa dio ayer al Ejército un plazo de un mes para que le entregue una propuesta práctica para lanzar el proceso. Será un plan temporal hasta que el Parlamento logre sacar adelante una nueva ley, algo que por ahora no han conseguido los principales partidos políticos.

El terremoto político que desata este asunto llevó el mes pasado a la salida del principal partido del Parlamento, el centrista Kadima, del Gobierno de Netanyahu.

Los partidos religiosos de la coalición también amenazan con dar portazo, poniendo en la cuerda floja el futuro del primer ministro.