Última hora

Última hora

¿Un verano tranquilo o turbulento?: la respuesta la tiene el BCE

Leyendo ahora:

¿Un verano tranquilo o turbulento?: la respuesta la tiene el BCE

Tamaño de texto Aa Aa

Tras meses al frente de la gestión de la crisis, la Comisión Europea se ha reunido este miércoles por última vez antes de las vacaciones de verano; y el Consejo Europeo, donde las cumbres tienen lugar durante el año, parece dormido.

Pero países como España y con ellos la moneda común se encuentran en apuros, y los líderes europeos pueden verse obligados a interrumpir sus vacaciones. Incluso hay rumores de un consejo extraordinario en agosto. Sobre ello, Euronews ha hablado con Stefano Micossi, economista italiano y director general del Think Tank Assonime.

Para España todo depende de la reunión de este jueves del consejo de gobierno del Banco Central Europeo. Si decide ya empezar a comprar bonos españoles, España podría pasar un verano tranquilo. Si no, la opción de una cumbre de emergencia este agosto podría hacerse realidad. Y según Micossi, la situación “sería un desastre”. Para el economista italiano “el Consejo de gobierno debe decidir si el banco central es un banco central o tan sólo un simulacro”.

En Italia la situación es diferente: España sufre una crisis financiera muy severa e Italia no. En cambio, el país alpino sufre un riesgo de crisis política, porque Monti está perdiendo apoyos. Se especula con elecciones adelantadas a Noviembre, y en ese caso el coste del crédito volvería a remontar, y probablemente se necesitaría un programa de urgencia del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera que comprara bonos de deuda.

Grecia está lejos también de haberse escapado de lo peor. Micossi cree que “los líderes europeos deben ser plenamente conscientes de que, si permiten que un país caiga, nadie sabe cuándo parará la reacción en cadena”. El 20 de agosto, a Atenas le caduca un pago de 3.100 millones de euros. Esta deuda se saldaría supuestamente gracias al próximo tramo de ayuda de los prestamistas. Pero este tramo se ha aplazado hasta septiembre; así que sigue sin resolverse cómo pretende Grecia pagar la factura a tiempo.