Última hora

Última hora

Diplomacia olímpica para acercar posiciones entre Londres y Moscú

Leyendo ahora:

Diplomacia olímpica para acercar posiciones entre Londres y Moscú

Tamaño de texto Aa Aa

Putin en londres…una imagen que no se repetía desde el verano de 2003, hace nueve años.

Desde ese encuentro con el entonces primer ministro Tony Blair e independientemente del inquilino en el 10 de Downing Street, las relaciones entre las dos naciones han estado marcadas por todo tipo de contenciosos que van del espionaje a los derechos humanos pasando por los oligarcas rusos exiliados en el Reino Unido.

La cooperación entre los servicios de inteligencia de Londres y Moscú sigue suspendida desde la muerte por envenenamiento en la capital británica del exagente del KGB Alexander Litvinenko en 2006.

La mujer del agente acusa a Putin de ordenar el asesinato y ha pedido a los londinenses que lleven un lazo blanco a modo de protesta por la asistencia del presidete ruso a los Juegos Olímpicos.

Moscú se niega a extraditar al Reino Unido al principal sospechoso de este caso sin resolver, Andrei Lugovoi, actualmente parlamentario.

Para el Kremlin, la piedra en el zapato son los oligarcas rusos exiliados en Londres, como Boris Berezovsky. El hecho de que el Reino Unido les de asilo es un quebradero de cabeza constante para Putin desde que llegó al poder.

El caso de la piedra espía también añadió tensiones en 2006. Lo que parecía un pedrusco normal y corriente tirado en un parque moscovita resultó tener dentro un ordenador que controlaban a distancia agentes británicos, como han reconocido por primera vez en enero de este año.

La respuesta de Putin fue restringir las ong arguyendo que eran financiadas por espías británicos.

La reunión de este jueves entre Putin y Cameron se produce dos semanas después de que Rusia y China vetasen la última tentativa de la ONU para presionar al régimen sirio.

Para el ministro británico de Exteriores el no ruso a tres resoluciones de condena en el Consejo de Seguridad es sencillamente inexcusable.

Esta visita olímpica da a Cameron la ocasión de intentar que Putin cambie de opinión. Pero para la comunidad rusa exiliada en Londres hoy es un día triste.

Muchos de los que dicen haber huido de un régimen represivo se han manifestado frente a la embajada rusa en Londres. Afirman que con o sin juegos, el presidente ruso no debía haber sido invitado.

En todo caso, la diplomacia olímpica podría contribuir a ablandar al presidente ruso, amante del deporte y excampeón de judo.
Además, Rusia será pronto anfitriona olímpica, con los juegos de invierno de Sochi en 2014.