Última hora

Última hora

Miles de trabajadores protestan por el cierre de la fábrica de Taranto

Leyendo ahora:

Miles de trabajadores protestan por el cierre de la fábrica de Taranto

Tamaño de texto Aa Aa

Las protestas en la ciudad italiana de Taranto sacan a la palestra un gran dilema social: sostenibilidad medioambiental o empleo. Miles de trabajadores de la central siderúrgica de ILVA, cerrada el pasado 26 de julio por su excesiva emisión de gases, han salido a las calles para pedir su reapertura.

“Tienen que entender una cosa: no se puede canjear la salud por el derecho al trabajo. Ambos derechos son derechos inalienables, y ambos tienen que coexistir”, asegura uno de los afectados.

Para otro, la actual situación puede afectar a toda la región. “También vienen de Calabria a trabajar aquí. Si se abandona la planta en Taranto, Taranto morirá y las provincias del sur de Puglia también morirán”

La manifestación, que ha paralizado parte de la ciudad, ha sido convocada por los tres grandes sindicatos del país. El problema radica en la pérdida de 20.000 empleos que supone el cierre.

“Un tema tan difícil y complicado, obviamente, provoca un malestar enorme a los trabajadores. Siempre hay momentos de desacuerdo, pero uno no debe tener miedo de eso y hay que afrontarlo con serenidad”, explica Susanna Camusso, líder de CGIL, el principal sindicato italiano.

Durante la concentración ha habido enfrentamientos sin consecuencias debido a que varios ciudadanos han recriminado a los sindicatos su despreocupación por el medio ambiente.

Un juez decretó la pasada semana la suspensión de la actividad de la central y el arresto domiciliario para ocho de sus responsables. El viernes será el primer examen del tribunal y también el Consejo de Ministros discutirá sobre el asunto.