Última hora

Última hora

Día del beso gay en EEUU contra el "fast-food homófobo"

Leyendo ahora:

Día del beso gay en EEUU contra el "fast-food homófobo"

Tamaño de texto Aa Aa

El debate sobre el matrimonio de personas del mismo sexo en Estados Unidos se ha recalentado en los fogones de la cadena de comida rápida Chick-fil-A a unos meses de las elecciones presidenciales.
 
Los defensores de los derechos de los homosexuales han convocado el Dia Nacional del beso entre personas del mismo sexo enfrente de los restaurantes.
 
Dos días antes los grupos defensores de la familia tradicional y algunas figuras conservadoras habían convocado el Día de apoyo a Chik-fil-A con un gran éxito de convocatoria.
 

El detonante de esta polémica fast-food han sido las declaraciones del presidente de la compañía Dan Cathy, afirmando a la prensa de la Iglesia baptista que apoyaba “la definición bíblica de la familia” y llamando “arrogantes” a los partidarios del matrimonio homosexual. 
 
La compañía originaria de Georgia fue creada por el padre de Cathy y aboga por los valores cristianos. Por ejemplo, se vanagloria de cerrar los domingos para permitir a sus trabajadores y clientes ir a la iglesia.
 
Los grupos de defensa de los homosexuales criticaron inmediatamente a las declaraciomnes y los conservadores estadounidenses defendieron a Cathy recordando que sólo hacía uso dela libertad de expresión.
 
Uno de los líderes más implicados en la defensa de la cadena ha sido el gobernador de Arkansas Mike Huckabee que llamó a la población a acudir en masa a los restaurantes en lo que se convirtió en una jornada de reivindicación de los valores tradicionales de la familia, rica en colesterol.


 
En el clímax de la polémica un pastor de Tennessee pidió a los “cristianos comedores de pollo” que apoyaran a la cadena, “vamos a comer un buen pollo bendito” afirmó. 
 
La jornada ha provocado la airada reacción de los simpatizantes del movimiento gay que esperan inundar las redes sociales y los medios de comunicación con sus besos frente a los restaurantes de la cadena. 
 
Los dirigentes de Chick-fil-A, con 4.000 millones de dólares de cifra de negocio, estarán bastante contentos con esta ola de polémica publicidad gratuíta, pero han declarado que van a dejar el debate sobre los matrimonios del mismo sexo en el terreno político.