Última hora

Última hora

Marilyn, mujer y actriz

Leyendo ahora:

Marilyn, mujer y actriz

Tamaño de texto Aa Aa

El Museo de Hollywood abre las puertas del Paseo de la Fama para homenajear a una de sus grandes divas, Marilyn Monroe.

Las fotografías de George Barris, uno de los buenos amigos que tuvo Marilyn, son testigo de su vida, de su obra, de sus éxitos, y también de sus fracasos.

Además podemos ver el vestido negro que lució ante las tropas en Corea.

“Es poco frecuente que una belleza así tuviera ese vacío interior. Piensas que debería ser perfecta, feliz. Su insatisfacción nos llamaba la atención, eso que nos hace a todos iguales, a hombres y a mujeres, algo poco común en una mujer ‘sexy’, adorada por los hombres pero también por las mujeres”, dice Greg Schreiner, copropietario de una de las colecciones de objetos más importantes del mundo.

Es el pistoletazo de salida para conmemorar el cincuentenario de su muerte.

Suzie Kennedy está entre las más famosas imitadoras de Marilyn: “Me gusta todo de Marilyn. Es ese tipo de chica que me gustaría tener como amiga porque era honrada, sincera. Puede resultar insoportable, pero como cualquiera de nosotros. Y me identifico con eso. Es vulnerable, con sus puntos débiles, capaz de amar, pero a la vez ser una mujer de negocios y meterse en política. Tenía buenas ideas políticas y eso lo sabemos todos muy bien”.

Una muestra única, para una cita imprescindible para cualquiera que visite Los Ángeles.

Mientras, en Londres, otra exposición y un nuevo libro nos ofrecen detalles de la primera época de Marilyn.

Muchos están recogidos en estas instantáneas de Bruno Bernard, el gran fotógrafo de Hollywood que fue el descubridor de la actriz.

Se trata de imágenes, que la hija de Bruno, la actriz estadounidense y antigua ‘chica Playboy’, Susan Bernard, ha seleccionado para la ocasión: “Mi padre decía que era sobrehumana, la gente siempre dice: “es una víctima”, pero no. Él nunca dijo eso, era sobrehumana porque llegó de la nada y vivió en casas de acogida, en un orfanato, sin una madre, en un psiquiátrico, además nunca conoció a su padre, nunca tuvo una estabilidad e incluso así, hizo todo cuanto pudo para llegar a donde llegó, con un esfuerzo sobrehumano”.

La galería Proud del barrio londinense de Chelsea acoge actualmente esta exposición, que se puede ver simultáneamente en Cannes, en Francia; y en San Francisco, en Estados Unidos.