Última hora

Última hora

Diario Olímpico: Adiós al nadador de oro; hola al 'mito Phelps'

Leyendo ahora:

Diario Olímpico: Adiós al nadador de oro; hola al 'mito Phelps'

Tamaño de texto Aa Aa

Michael Phelps no se podia despedir de otra manera. Acostumbrado a ser el mejor, lo ha sido hasta el último día. Y eso le sirvió este sábado para despedirse de la competición con una nueva medalla de oro: la conseguida en el relevo masculino. Lo hizo con el equipo estadounidense, imponiéndose a Japón y a Australia. Lo de Phelps es de época, está claro, y pasarán muchos años hasta que otro deportista consiga rebasarle en el medallero individual. Se marcha una leyenda del deporte, un mito que ha ganado 22 medallas olímpicas en su carrera, de las cuáles dieciocho han sido de oro, dos de plata y dos de bronce. En Pekín su rendimiento fue absolutamente excelso, con ocho preseas de oro, superando a otro mito, Spitz. En los Juegos de Londres se ha colgado al cuello cuatro oros y dos platas. Ha sido en la cita londinense donde ha superado la marca de la gimnasta Larissa Latynina que había conseguido 18 medallas olímpicas en su carrera. Ahora él tiene el récord con 22. Además de los metales, puede presumir de haber pulverizado en toda su carrera hasta 37 récords mundiales.

Nacido en Baltimore, Estados Unidos, hace 27 años, Phelps comenzó a nadar de niño. Con solo 12 años comienza a entrenarse de la mano de Bob Bowman, que lo trató como a un hijo. Su primera medalla en un Mundial fue en eñ año 2001 en Fukuoka y tres años después estrenaba su palmarés olímpico en Atenas. Desde entonces, solo ha competido para ser el mejor. Ahora podrá dedicarse a su gran pasión: viajar. Pero no a hoteles y piscinas de todo el mundo. No. Ahora quiere disfrutar de sus viajes, vivir el mundo como el mundo del deporte le vive a él.

Fue un día para recordar en el Centro Acuático. Las finales empezaban a lo grande. 50 metros libres femenino con oro y doblete para la holandesa Ranomi Kromowidjojo, que ya había ganado en los 100. Absoluta dominadora, por tanto, de la velocidad, batió además el récord olímpico en los 50. Aunque para récord el del chino Sun Yang. Impresionante lo de este nadador, que pulverizó su propio récord del mundo en los 1.500, colocándolo ahora en 14.51.0. Sus rivales no se podían creer que existiera tanta diferencia entre Sun y ellos. Espectacular. Pocos minutos después caía la tercera marca del día. En esta ocasión la firmaba el equipo de Estados Unidos del relevo femenino, que se subía a lo más alto del podio por delante de Australia y Japón, con un tiempo de 3.52.05, que le servía para establecer una nueva mejor marca mundial.

Otro de los nombres del día fue el de Serena Williams. La menor de las hermanas ha logrado el oro en el torneo individual de Londres 2012 tras pasar en la final por encima, literalmente, de Maria Sharapova, a la que derrotó por 6-0 y 6-1. Un triunfo que esconde mucho más que un simple título. La estadounidense cierra así el círculo y se asegura un más que merecido sitio en la historia del deporte de la raqueta. Con esta victoria se convierte en la segunda tenista de la historia que logra el Grand Slam y el oro olímpico, después de que Steffi Graf lo hiciese en 1988. Eso sí, la alemana logró la hazaña en un mismo año. Pese a ello, Williams tiene poco que envidiar a la germana. Su palmarés reúne otros dos oros olímpicos, en dobles, y hasta 14 torneos de Grand Slam: cinco Abiertos de Australia, tres Abiertos de EEUU, un Roland Garros y cinco torneos de Wimbledon, el último de ellos logrado hace un mes precisamente en la misma pista en la que derrotó este sábado a Sharapova.

También siguen haciendo historia, en este caso en dobles, los hermanos Bryan. Los británicos Mike y Robert lograron su primer oro olímpico por parejas al imponerse al dúo francés formado por Michael Llodra y Jo-Wilfred Tsonga. Es su primer título olímpico, que unen, al igual que Serena Williams, a un más que nutrido palmarés que cuenta con once torneos de Grand Slam y al menos una victoria en cada uno de ellos. En total acumulan cinco triunfos por parejas en el Abierto de Australia, tres en el Abierto de Estados Unidos, dos en Wimbledon y una en Roland Garros.

En cuanto a los bronces, el de dobles se le escapó a la pareja española formada por Feliciano López y David Ferrer, que cayeron ante otro dúo francés, el formado por Julien Benneteau y Richard Gasquet. La cuarta plaza supone poco premio para los españoles, que viendo el tenis desplegado y sobre todo el esfuerzo puesto sobre la hierba londinense, no estaría de más que se hubiesen llevado al menos un metal. En cuanto al cuadro femenino, el bronce fue para Victoria Azarenka tras imponerse a Maria Kirilenko.

Gran Bretaña se lució en atletismo y lo hizo, además, contra pronóstico y en un Estadio Olímpico absolutamente entregado. Hasta tres metales dorados para los anfitriones. En salto de altura, hacía casi siete décadas que un británico no se subía a lo más alto del cajón. Esta vez lo hizo Greg Rutherford con una marca de 8.31, la más baja para ganar un oro desde los 8,24 del estadounidense Randy Williams en Múnich’72. Después le llegaría su momento de gloria a Jessica Ennis, que no falló ante su público para colgarse el oro en heptatlón con 6.955 puntos. Y la fiesta la redondeó el atleta de origen somalí Mo Farah, que cuajó una excelente carrera en los 10.000 para imponerse por delante de Galen Rupp (atleta blanco estadounidense). El plusmarquista Kekenisa Bekele ni siquiera se asomó al podio y su familia se tuvo que conformar con el bronce de Tariku. La expedición jamaicana sí empezó a brillar en su especialidad, la velocidad, con la medalla de oro de Shelly-Ann Fraser. La reina del esprint revalidó su corona en los 100 metros por delante de la estadounidense Carmelita Jeter. La jornada dejó además el esperado debut de Usain Bolt. No obstante, el hombre más rápido del mundo ofreció poco espectáculo y sí una apabullante facilidad para clasificarse para las semifinales. Firmó un crono de 10.09, lejos de su récord del mundo aunque normal si se ve la carrera. Empezó lento, cuando quiso se colocó en cabeza y una vez que contó con una ventaja suficiente, se dejó llevar hasta cruzar la meta en primera posición. En esta primera ronda las sensaciones dicen más que los tiempos y visto esto, Blake, Gay, Gatlin y compañía van a tener que emplearse a fondo para batir, si es que se puede, a Bolt. Otro atleta que se estrenó fue el sudafricano Pistorius. Sus piernas de fibra de carbono le sirvieron para colarse en las semifinales de los 400. Es su primera participación en unos Juegos Olímpicos.

El segundo sábado olímpico también dejó, cómo no, varias marcas para la historia en otras modalidades. Así, en tiro, la italiana Jessica Rossi fijó el nuevo récord mundial en la especialidad de foso, mientras que el equipo ciclista de Gran Bretaña femenino también se colgó la medalla de oro en la prueba de persecución marcando una nueva mejor marca mundial en 3.14.051.

En los deportes de equipos, Brasil ya está en semifinales del campeonato de fútbol después de ganar con apuros a Honduras. Japón también firmó su pase.

En baloncesto, Estados Unidos tuvo que sudar para derrotar a una correosa selección de Lituania por muy poco. También sudó, pero para acabar perdiendo, el combinado español de Scariolo. Una dolorosa derrota contra Rusia que pone el futuro un poco menos claro y con un hipotético cruce ante Estados unidos antes de la lucha por las medallas.