Última hora

Última hora

Curiosity abre una nueva era en la exploración de Marte

Leyendo ahora:

Curiosity abre una nueva era en la exploración de Marte

Tamaño de texto Aa Aa

Aplausos, gritos de júbilo y alivio, sobre todo alivio, en el Laboratorio de Propulsión de la NASA en Pasadena segundos después del aterrizaje en Marte del robot Curiosity.

Tras más de una década de planificación y preparativos, un viaje espacial de ocho meses y la temidísima recta final antes del aterrizaje, los llamados siete minutos de terror, el sofisticado laboratorio móvil está listo para empezar a trabajar.

El director de la NASA, Charles Bolden, destaca lo histórico del momento:

Charles Bolden. Director de la NASA:
“En este mismo momento, las ruedas de Curiosity han comenzado a trazar el sendero para las huellas humanas en Marte. Curiosity, el robot más sofisticado creado hasta el momento, está ahora en la superficie del Planeta Rojo, donde intentará buscar una respuesta a la antigua pregunta de si la vida ha existido en Marte o si el planeta puede albergar vida en el futuro”

Esta imágen de baja resolución, en la que se percibe una de las ruedas del robot, confirmó que el difícil aterrizaje había sido un éxito.

Los ingenieros no las tenían todas consigo: Curiosity penetró en la atmósfera de Marte a cerca de 21 mil kilómetros por hora, una velocidad 17 veces superior a la del sonido.

Para reducirla, tuvo que desplegar un enorme paracaídas y activar una grúa para depositar lentamente el robot.

Curiosity estudiará en primer lugar el lugar donde se posó, el enigmático ‘Crater Gale’, situado justo al sur del ecuador marciano, en el Monte de Sharp.

Descrito como una “tienda geológica de golosinas”, el crater se compone de capas de sedimentos de más de 5 kilómetros, es un terreno ideal para buscar indicios de la existencia pasada de vida microbiana.

Curiosity es el cuarto robot que la NASA ha enviado a Marte. El famoso Pathfinder, toco superficie marciana en 1997, 20 años después que Viking. Spirit y Opportunity fueron enviados a zonas opuestas del Planeta Rojo en 2004.

Pero de los 40 artefactos espaciales enviados a Marte, 26 no lograron su objetivo, como sucedió en 1999 con Climate Orbiter, que desapareció cuando se acercaba al planeta.

En todo caso, el aterrizaje de Curiosity es un hito para la NASA, de capa caída tras los recortes presupuestarios y el cierre de su programa de transbordadores espaciales

John Holdren es consejero científico en la Casa Blanca:
“Si alguien albergaba dudas sobre la supremacía de Estados Unidos en el espacio, en este mismo momento hay un artefacto de una tonelada que muestra el genio estadounidense en la superficie de Marte”

Tras la proeza de Curiosity, Estados Unidos está un paso más cerca de cumplir el objetivo del presidente Obama: enviar astronautas a Marte de aquí a 2030.