Última hora

Leyendo ahora:

Ramadán en el norte de Europa: 20 horas de ayuno


internacionales

Ramadán en el norte de Europa: 20 horas de ayuno

“Ha venido a vosotros el Ramadán, un mes bendito, un mes en el que una noche es mejor que mil meses, un mes en el que Alá ha hecho que ayunar sea obligatorio” reza un ‘hadith’, un dicho musulmán sobre el mes sagrado del Ramadán.
 
Todos conocemos más o menos lo que implica el mes sagrado del Islam: la prohibición de beber, comer o mantener relaciones sexuales entre el amanecer y la caída del sol.

El calendario islámico sigue los ciclos lunares y en los últimos años se celebra en pleno verano en el hemisferio norte. ¿Cómo se las arreglan los musulmanes que viven en los países del Norte de Europa? En algunos países como Finlandia o Noruega, el sol se pone apenas tres horas al día. Esto significa que los musulmanes deben ayunar durante 21 horas, y sólo tienen 3 para comer, beber y prepararse para otra interminable jornada de ayuno.
 
“Ayunar tantas horas es un desafío en muchos sentidos” dice Yaser Javed, estudiante de ingeniería en Suecia. “Como soy estudiante y también trabajo es bastante complicado cocinar, estudiar y terminar el trabajo cuando tengo que ayunar hasta las 21:00 horas”.
 
Pese a las dificultades Javed asegura que no le quita motivación por que se trata de una forma de reforzar sus creencias religiosas y ocurre una vez al año.
 

Ibrahim Afridi, un estudiante de Noruega, piensa lo mismo: “Estoy contento y me siento bien cuando consigo superar este ejercicio de disciplina. Lo que me motiva es que el ayuno es el único culto dedicado exclusivamente a Alá”.
 
Algunos musulmanes habitantes del norte de Europa sin embargo sugieren que podrían seguir los horarios de la Meca, donde el ayuno se guarda durante 13 horas. Un musulmán que viva en Trondheim, por ejemplo, debería ayunar durante 21 horas en esta época del año.
 
 
Sin embargo teólogos islámicos como el famoso Zaid Shakir aseguran que mientras haya una puesta de sol y un amanecer visibles (es decir, mientras no haya sol de medianoche), los musulmanes deberían ayunar en función de los horarios del país en el que viven. “La duración del día en verano será compensada por el corto ayuno que tendrán que guardar en invierno. El ayuno es sólo durante 29 o 30 días al año y pueden aguantarlo, especialmente en estas regiones donde el clima es más fresco” asegura.
 
Ayunar durante muchas horas es especialmente complicado para los atletas, que deben entrenar y prestar atención a su dieta. En estos Juegos Olímpicos de Londres 2012 ha habido muchos debates sobre si los atletas pueden quedar exentos de cumplir con el ayuno. Hacía tres décadas que unas olimpiadas no coincidían con el periodo del Ramadán.
 
El español de origen marroquí Ayad Lamdassem achacó al ayuno su mala actuación durante la prueba de 10.000 metros. Otros países han dado libertad a sus atletas para decidir si cumplen con el ayuno o no.
 
Entre los imames hay diversas opiniones. El doctor Abdal Hakim Murad profesor de Teología en Cambridge no deberían ayunar tanto tiempo si cumplen con el Fidya: alimentar a 60 necesitados por cada día de ayuno que se incumple.
 
El imam Shakir no está de acuerdo. “No es aceptable que un atleta musulmán rompa el ayuno debido a la competición” dice, poniendo el ejemplo de los míticos jugadores de la NBA Hakem Oulajuwon (en este video en ingles, Olajowan explica su experiencia) y Mahmoud Abdul Rauf (Chris Jackson) que tuvieron algunas de sus actuaciones más memorables en pleno Ramadán.
 
En 2015 el Ramadán caerá en pleno verano, cuando en muchas zonas de Noruega, Suecia o Finlandia no se pone el sol. Esto provocará mayores dificultades a los fieles.
 
El imam Shakir resume el dilema que se presenta a los musulmanes con una pregunta “¿A quién quieres satisfacer: a tus deseos (nafs), a tu país o a Alá?”

En euronews estamos orgullosos de contar con periodistas en todo el mundo listos para presentarles los puntos de vista locales sobre las noticias internacionales. Lea más sobre este tema en la lengua en la que ha sido escrito.

siguiente artículo

internacionales

La sequía en Estados Unidos dispara el precio del grano