Última hora

Última hora

Diario Olímpico: Después del 'huracán Bolt', el dopaje ensombrece los Juegos   

Leyendo ahora:

Diario Olímpico: Después del 'huracán Bolt', el dopaje ensombrece los Juegos   

Tamaño de texto Aa Aa

Tras el paso del huracán Bolt, los Juegos Olímpcios vivieron este lunes una jornada más tranquila, salpicada por el atractivo de ver en liza a Ysinbayeva, desde luego algo mucho mejor que los escándalos por dopaje que sacudieron, a pares, a la cita londinense.
 
A primera hora de la tarde saltaba la noticia de la expulsión del judoca estadounidense Nicholas Delpopolo. El púgil ha dado positivo en un control antidopaje efectuado el pasado 30 de julio, en plenos juegos, por un derivado del cannabis. Delpopolo ha entonado el ‘mea culpa’ pero se ha defendido argumentando que todo es debido al consumo de un pastel de chocolate, tipo ‘brownie’, que estaba horneado con marihuana, pero que él no sabía absolutamente nada. Habrá quien le crea; otros no tanto. Pero de momento para lo que le ha valido es para quedarse sin diploma olímpico.
 
El siguiente caso es, si cabe, más sorprendente. Se trata del marchador italiano Alex Schwazer. El campeón olímpico en Pekín 2008 ha sido fulminantemente apartado por el Comité Olímpico de su país por haber dado positivo por, supuestamente, EPO, con lo que Italia pierde una de sus bazas en atletismo. Esa sustancia tan familiarizada con el ciclismo por diferentes casos le impedirá a Schwazer, de 27 años, competir en la prueba de este sábado. El propio atleta reconocía a la agencia italiana ANSA su culpabilidad, admitiendo su error injusticable. Él mismo telefonéo a su entrenador para despejar todas las dudas. “El dopado soy yo”, le espetó. Una lástima.

Decepcionante también, pero por otros motivos muy diferentes, fue el papel de la plusmarquista Elena Ysinbayeva, que se tuvo que conformar con la medalla de bronce y con el calor de un público entregado a su carisma con la pértiga. Quedó por detrás de Yarisley Silva y Jennifer Suhr, que saltaron 4,75, lucharon por el oro y al final fue la segunda la que se subió a lo más alto del podio.
 
Un pequeño país centroamericano, Granada, asomó la cabeza en unos Juegos Olímpicos por primera vez y lo hizo a lo grande: con una medalla de oro. La consiguió el jovencísimo Kirani James en los 400 metros, por delante de otros dos atletas caribeños, el dominicano Santos y Gordon, de Trinidad y Tobago.
 
En los 400 vallas el nombre del día fue el del también dominicano Félix Sánchez, oro por delante de Tinsley y Culson.


 
En féminas, la prueba más esperada del día era la de los 3.000 obstáculos, con el atractivo de ver en competición luchando por las medallas a la española Marta Domínguez. No hubo sitio para ella entre las mejores. La rusa Zaripova no tuvo rival. Después de ella entraron la tunecina Ghribi y la etíope Asefa.
 
Fue un buen día para Gran Bretaña, que se confirma como la otra vencedora en el medallero, por detrás de las superpotencias de China y Estados Unidos. Ayer el país anfitrió sumó sendas medallas de oro en ciclismo (sprint en pista con Jason Kenny) y en salto de obstaculos por equipos.
Otros hitos destacados fueron la medalla de oro del brasileño Nabarrete Zanetti en las anillas (primera medalla para la gimnasia iberoamericana) o el título olímpico de la rusa Mustafina en barras asimetricas.
 
En tiro, en la modalidad de Carabina Tres Posiciones, récord olímpico y medalla de oro para el italiano Niccolo Campriani tanto en la calificación (1180 puntos) como en la final, que cerró con 1278.5 puntos.
 
Y en los deportes de equipo, en baloncesto masculino había ciertas suspicacias sobre si España se dejaría ganar ante Brasil para asegurarse no tener que verse las caras con Estados Unidos antes de la lucha por las medallas. Pues bien, las suspicacias se alimentan con la derrota del equipo de Scariolo en un último cuarto no demasiado bueno. Al final, 82-88. Derrota dulce porque aleja a USA del horizonte. Al menos de momento.