Última hora

Última hora

Grecia lanza la mayor redada de su historia contra la inmigración ilegal

Leyendo ahora:

Grecia lanza la mayor redada de su historia contra la inmigración ilegal

Tamaño de texto Aa Aa

La operación “Xenius Zeus” que comenzó durante el fin de semana, se ha saldado con la detención de 6.000 sospechosos de haber entrado ilegalmente en el país.

1.600 de esos sin papeles serán deportados a sus países de origen en las próximas semanas.

4.500 agentes han formado parte del operativo con el que el Gobierno conservador griego intenta en sus propias palabras “recuperar el control de las calles helenas de la inmigración ilegal.”

En unas declaraciones que han levantado ampollas, el ministro griego de Defensa Civil ha asegurado que Grecia vive una invasión de inmigrantes:

Nikos Dendias. Ministro griego de la Defensa Civil:
“Pido a la población que apoye esta operación para que no se vuelvan a producir en Atenas y progresivamente en otras regiones del país, escenas que son una bomba en los fundamentos del Estado”

Cinco años consecutivos de recesión y un nivel sin precedentes de desempleo atizan este rechazo hacia los inmigrantes. Se les acusa de “robar” las escasas oportunidades laborales de la Grecia de hoy en día y de incrementar la criminalidad.

Grupos antifascistas aseguran que el Gobierno intenta explotar ese sentimiento:

Tassos Anastasiades. Movimiento Antifascista Keerfa:
“Ahora juegan la carta del racismo para desviar la atención de la población de lo que realmente está ocurriendo con sus finanzas, en su vida cotidiana, y le echa la culpa a los inmigrantes de todas las cosas que van mal en Grecia”

Las autoridades calculan que en el país viven actualmente unos 800.000 inmigrantes legales y como mínimo medio millón de sin papeles: el 10% de una población de 9 millones de habitantes.

Son estas cifras las que han dado alas a la extrema derecha. Desde las elecciones de junio, el partido neonazi Amanecer Dorado tiene representación parlamentaria por primera vez en la historia.

Los ataques contra inmigrantes se han multiplicado de forma alarmante. Diversas organizaciones han constatado una explosión de la violencia racista en el país.

Ante la afluencia masiva de ilegales, las autoridades blindan las fronteras. Durante la operación xenius, el Gobierno envió a 2.500 agentes suplementarios a la frontera con Turquía, situada en el río Evrosa. Por este punto pasan la mayoría de los 130 mil inmigrantes que entran ilegalmente en el país cada año.