Última hora

Última hora

Miles de jóvenes cumplirán su sueño en EEUU

Leyendo ahora:

Miles de jóvenes cumplirán su sueño en EEUU

Tamaño de texto Aa Aa

Miles de jóvenes no han esperado ni un minuto. Van a los registros a entregar las solicitudes para regularizar su situación. La mayoría procede de México o de algún otro país de América central y no tienen papeles. Llegaron a Estados Unidos siendo menores de edad y ahora pueden beneficiarse de un permiso de trabajo por dos años.

“Soy en realidad de Colombia, he nacido y me he criado allí hasta los 11 años. Luego mi madre me trajo aquí para vivir el sueño americano, algo mejor”, dice este chico.

“La gente que vive acá en EEUU no se cree que somos americanos. Pero nosotros somos americanos. Nosotros crecimos aquí y, la verdad, este es nuestro país”, dice esta chica.

Es una versión renovada de la ley bautizada como “Dream Act” que fracasó en el congreso. La nueva norma permite a los jóvenes soñar con un futuro mejor.

La medida se aplica a los jóvenes de entre 15 y 30 años, que son entre unos 800.000 y 1,7 milliones. Tienen que haber llegado a EEUU antes de los 16 años, estar o haber estado escolarizados y no tener antecedentes penales. Después de que examinen su solicitud podrán obtener un permiso de trabajo por dos años.

Barack Obama anunció la nueva medida en junio y fue muy criticado por tratar de seducir al electorado hispano: “Que quede claro que esto no es una amnistía, es una medida temporal que nos va a permitir utilizar prudentemente nuestros recursos mientras que se da esperanaza y un respiro a esta gente joven con talento, motivada y patriótica”, dijo el presidente defendiendo la medida.

Aunque un cambio en la administración podría paralizar este balón de oxígeno para muchos jóvenes. No obstante algunos son optimistas, algo es algo, como dice este abogado: “La situación de la mayoría de estos niños nunca ha estado clara. Me refiero a la idea de decir ‘no tengo nada ahora mismo’, a la de ‘podría sacarme el carnet de conducir, conseguir un trabajo, ser capaz de trabajar’. Eso es lo que vale la pena para ellos. Pasar de una situación de no tener un estatus a tener uno temporal merece la pena”.

En EEUU hay 11,5 millones de inmigrantes ilegales. Esta medida no es un primer paso para conseguir la residencia permanente o la ciudadanía, pero supone el mayor cambio en la política migratoria estadounidense en décadas.