Última hora

Última hora

Ilva, la fábrica que le da vida a Taranto y que también se la quita

Leyendo ahora:

Ilva, la fábrica que le da vida a Taranto y que también se la quita

Tamaño de texto Aa Aa

Es la mayor fábrica acerera de Europa. Situada en Taranto, en la región de Apulia, la planta está en medio de enfrentamientos entre víctimas, ONGs y ecologistas por un lado y por el otro, la dirección de la fábrica y el Gobierno.

La planta produce ella sola 9 de las 28 toneladas de acero fabricadas en Italia y emplea a 11.500 trabajadores.

Unos empleados que hoy están en cólera y que volvieron a manifestarse el jueves contra el cierre de la planta. Un cierre que para ellos y para el Gobierno supondría una catástrofe nacional.

“Lo único que queremos es trabajar, solo eso. Porque queremos traer dinero a casa. Tenemos muchas deudas y queremos pagarlas. Por favor, dejadnos trabajar. Es lo único que pedimos”, decía uno de los trabajadores de la planta.

Es el dilema de Ilva. Los trabajadores afirman que prefieren morir de cáncer que de hambre.

11.500 puestos de trabajo por un lado y la salud de los empleados y de los residentes por el otro. Para un periodista y activista, contactado por teléfono, tratar el problema en estos términos es un error.

“En Taranto nadie se muere de hambre. Este eslogan es exagerado. Mucha gente muere por culpa del cáncer. Hemos consultado con expertos medioambientales y nos han dicho que si comparáramos la tasa de benzopireno con tabaco es como si cada niño de la ciudad inhalara el humo de mil cigarros al año”, afirmaba el activista Alessandro Marescotti.

Los estudios que han motivado el cierre por los juzgados han demostrado una mortalidad superior en la ciudad. Los barrios situados al lado de la fábrica son los más expuestos.

“Mira aquí. Ayer limpié este mueble. Nuestro hijo respira este polvo. Las partículas entran en los pulmones, inhalamos este polvo”, decía la vecina de uno de los barrios próximos a la planta.

Taranto es de las ciudades más contaminadas de Europa. El 92% de las dioxinas soltadas en Italia vendrían de esta planta y el 12% de las presentes en toda Europa.

Un estudio publicado en marzo concluye que la “exposición a agentes tóxicos provoca patologías degenerativas que se traducen en enfermedades y muerte”.

“El resultado del estudio muestra claramente el que la contaminación industrial produce enfermedades cardiovasculares. Sobre todo infartos de miocardio, patologías respiratorias y también cáncer. Tumores en general y tumores en los niños”, decía el epidemiólogo Francesco Forastiere.

El caso Ilva parece lejos de cerrarse. Un estrecho lazo une la fábrica a la ciudad. Por un lado la hace vivir y por otro la mata lentamente.