Última hora

Última hora

La justicia china pone fin al escándalo que salpica al ex líder Bo Xilai

Leyendo ahora:

La justicia china pone fin al escándalo que salpica al ex líder Bo Xilai

Tamaño de texto Aa Aa

El proceso de Gu Kailai ha durado finalmente menos de dos semanas. El pasado 9 de agosto comparecía por primera vez ante la justicia. Este lunes el tribunal ha hecho público su veredicto poniendo fin a un caso que ha sido considerado como el mayor escándalo en las altas esferas políticas chinas de la última década.

Gu Kailai es, de hecho, la esposa de Bo Xilai, hasta hace poco uno de los políticos en mayor alza del país, suspendido recientemente del Comité Central del Partido Comunista Chino.

Según la versión del tribunal, Gu envenenó en 2011 al empresario británico Neil Heywood en un lujoso hotel de Chongqing, donde Bo Xilai era el jefe del Partido Comunista. Heywood, viejo amigo de la pareja, poseía datos sobre la transferencia de capitales de Bo y Gu al extranjero y los amenzaba con revelarlos.

Fue el jefe de la policía de Chongqing, amigo de Bo Xilai, quien descubrió el caso. Tras ser despedido de su trabajo y sentirse amenazado, Wang Lijun se refugió en el consulado de Estados Unidos. En realidad, Wang había abierto una investigación sobre la muerte de Heywood y Bo Xilai intentaba bloquearla.

El pasado mes de marzo Bo Xilai fue depuesto de su función local del Partido y en abril suspendido del Politburó además del Comité Central.

En Chongqing, donde viven unos 30 millones de personas, Bo había hecho de la lucha contra la corrupción su prioridad. Bajo su mandato se realizaron miles de detenciones. El desarrollo económico de la ciudad también fue ejemplar.

Pero Bo Xilai también tenía enemigos dentro del Partido al intentar revivir el ideal revolucionario de Mao Zedong llevando a cabo campañas de propaganda con eslóganes y canciones patrióticas.

El fin de su carrera política dentro del Partido demuestra las fuertes divisiones internas que existen entre, como Bo Xilai, los tradicionalistas y los modernistas.

“Bo Xilai, explica un analista, sigue siendo llamado camarada por el resto de miembros de Partido. Es una manera de minimizar el impacto de este escándalo de cara al decimoctavo Congreso del Partido”.

Congreso que tendrá lugar este otoño, aunque la fecha exacta sigue sin conocerse, y que será crucial puesto que siete de los nueve miembros permanentes del Comité Central serán nombrados. Bo Xilai debería haber sido elegido, según los expertos, uno de ellos.